Mientras aseguran que el envío de la primera cuota del Mutuo del Banco Nación depende sólo de la entidad bancaria, desde Interior reconocen que no se giró el habitual adelanto de coparticipación ni tampoco la segunda cuota del fideicomiso “porque no comenzaron las clases”, señalando que fue un compromiso de Provincia cuando se firmó el acuerdo.

La vuelta a clases se convirtió en un ariete tanto para el gremio docente como para el Gobierno Provincial, que en sus proyecciones nunca se imaginó llegar a esta instancia del año sin un ciclo lectivo normalizado y sin fondos para atender los gastos cotidianos del funcionamiento del Estado.

Desde el Ministerio de Educación la línea fue contundente: No hay negociación posible sin los chicos en las aulas. Fuentes oficiales indicaron a La Opinión Austral que la reunión programada para ayer “estaba pensada para darse en otro contexto y este era el de los chicos en las aulas”.

Reconocen que no se esperaba por parte de los gremios “una aceptación plena y definitiva de la propuesta que sostenía el Gobierno Nacional (de un aumento de 5% al básico), sino que se retomara el camino de la negociación y razonabilidad. Algo que queda inhabilitado con el lanzamiento de una medida de fuerza por 120 horas” lanzada por Adosac.

Con respecto al gremio de AMET, señalaron las fuentes del ministerio comandado por Alejandro Finocchiaro que “es un gesto que se valora, realmente, pero debe entenderse que eso sólo tiene efectos dentro de la educación técnica, que representa sólo a 10 escuelas en la provincia y no resuelve el conflicto de fondo”, razón por la cual el paro declarado por Adosac, anuló la “disposición al diálogo” que mostró el gremio hermano para lograr un acuerdo superador.

Pero no sólo la negociación quedó en stand by, sino que el giro de fondos comprometido para que los docentes pudieran cobrar el primer día hábil de cada mes también quedó en suspenso, “porque el compromiso es que los chicos estén en las aulas”, insistieron desde la cartera educativa.


Demora en los giros

Pero no sólo los fondos que se garantizaban desde Educación para el pago en tiempo y forma de los salarios de los docentes quedaron en stand by, sino también el resto de la asistencia que debía recibir Santa Cruz.

Ya en su momento, luego de firmar el acuerdo con el Fondo Fiduciario (FF) por el cual la provincia debía recibir un préstamo de 1.200 millones de pesos en cuatro cuotas, de las cuales la primera ya fue girada en junio, la gobernadora explicaba que habían dejado en claro con las autoridades de Nación que, igualmente, seguirían necesitando adelantos de coparticipación porque “nos faltan 300 millones de pesos al mes para garantizar el pago de sueldos en tiempo y forma”, indicó Alicia Kirchner en una entrevista con la prensa.

Hasta el mes pasado, esa remesa como adelanto de coparticipación llegó sistemáticamente entre el primer y el segundo día hábil del mes.

Pero en agosto no pasó lo mismo. Hasta la fecha Santa Cruz no ha recibido adelanto de coparticipación alguno, como tampoco se realizó el desembolso de los 250 millones de pesos correspondientes a la segunda cuota del FF. “Esto último se está analizando”, indicaron desde el Ministerio del Interior a este diario.

Al preguntar las razones de esta demora, la respuesta fue contundente: “hasta que no lleguen a un acuerdo y empiecen las clases” no hay fondos, aseverando que la Provincia adquirió un compromiso con la Nación al firmar el FF de que se volcarían recursos para que se normalice el ciclo lectivo en Santa Cruz y “esto no ocurrió”.

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios