“Nachito” Torres, gobernador de Chubut, se prende en la danza de los millones de la multimillonaria, eterna y nunca terminada obra de la autovía Caleta-Comodoro (Informe I).

Fue Cristina Fernández, Marios Das Neves, Alicia Kirchner, Martín Buzzi, Mauricio Macri, Lázaro Báez y Cristóbal López, los que intermediaron, gestionaron o se robaron miles de millones de pesos argumentando la construcción de la autovía Caleta-Comodoro y no solo que desaparecieron todos los fondos que fueron sistemáticamente asignados a la obra por más de 15 años, sino que (además) se robaron todo, dejaron deudas, trabajadores en la calle y la ruta de cuatro manos, nunca fue terminada.

Ahora, el Gobernador de Chubut, Ignacio Torres, se sentó con el gobierno nacional, el mismo al que hace unos meses amenazaba con cerrarle la canilla del petróleo y el gas y pactó un plan de 150 mil millones de pesos para el traspaso de obras nacionales en la provincia. Está claro que la actitud “combativa” de Torres no era por convicciones, era por la plata.

Nadie cumple, pero todos cobran

Dentro de ese marco de obras que el gobernador pactó con el Jefe de Gabinete de Milei, Guillermo Francos, apareció (por enésima vez) la obra de la autovía Comodoro Rivadavia-Caleta Olivia, la cual luego de 15 años y miles de millones de pesos “invertidos”, lleva solo entre el 20 y 24% de avance y tiene asignado aún (según los datos que trascendieron) un fondo de 26.200 millones de pesos disponibles para que la empresa Rigel SRL (empresa de Comodoro Rivadavia, casualmente) culmine la carretera, a esta altura, un símbolo de la corrupción en la obra pública patagónica.

Extrañamente a fines de diciembre del año 2021, cuando dimos la información de esta “nueva adjudicación de la obra” a CPC SA (empresa de Cristóbal López que la tuvo a cargo por tercera vez) y Rigel SRL, el importe total de la obra era de $ 9.959.335.993,84, es decir, unos 10 mil millones de pesos.

Obrador abandonado de CPC en la autovia Caleta Olivia – Comodoro Rivadavia en construcción – Foto: OPI Santa Cruz/Francisco Muñoz


Observe el lector que de aquellos 10 mil millones del diciembre 202, hoy “estarían disponibles” 26.200 millones de pesos, es decir casi tres veces más que el presupuesto inicial, pero en ningún lado consta ni se informa cuáles han sido las variables que se han utilizado para llevar estos fondos al triple, ni se sabe cuánto de aquellos 10 mil millones iniciales se han invertido ni quién lo cobró.

Los tránsfugas privados y los corruptos funcionarios públicos

Vamos a repasar las condiciones en las cuales fueron adjudicados a CPC SA y RIGEL SRL, aquel contrato, lo montos originales y los tiempos. Como podrá observar el lector nada se ha cumplido. Hay más plata, siguen drenando los fondos con el propósito de terminar lo que nunca se termina, siguen desapareciendo miles de millones de pesos y no hay un solo responsable por la dilapidación de los dineros públicos de todos los argentinos.

Mediante Resolución N° 2021-2098-APN-DNV#MOP, se adjudicó a la firma RIGEL S.R.L, el contrato de la OBRA: RUTA NACIONAL N° 3, TRAMO: RADA TILLY (KM.1843,30) – KM. 1867, OBRAS FALTANTES, en Jurisdicción de las Provincias del CHUBUT y SANTA CRUZ, por la suma de $ 3.266.355.406,37 (pesos Tres mil doscientos sesenta y seis millones trescientos cincuenta y cinco mil cuatrocientos seis con treinta y siete centavos), con un plazo de VEINTICUATRO (24) meses incluyendo el período de veda y un Plazo de Garantía de DOCE (12) meses.

Mediante Resolución N° 2021-2134-APN-DNV#MOP se adjudicó a la firma CPC S.A, el contrato de la OBRA: RUTA NACIONAL N° 3, TRAMO: KM. 1867 – KM. 1908,60, en Jurisdicción de la Provincia de SANTA CRUZ, por la suma de $ 6.692.980.587,47 (pesos Seis mil seiscientos noventa y dos millones novecientos ochenta mil quinientos ochenta y siete con cuarenta y siete centavos), con un plazo de TREINTA (30) meses (incluyendo el período de veda) y un Plazo de Garantía de DOCE (12) meses.

Nada de lo firmado se ha cumplido, pero la obra sigue

Entre diciembre de 2021 a junio del 2024 han pasado 30 meses desde que se abonó la partida a las empresas y éstas (en teoría) debían comenzar la obra.

Las fechas de los plazos eran: 24 meses para Rigel SRL y 30 meses para CPC SA.

Ninguna de las dos empresas cumplieron. De hecho está reconocido oficialmente que el porcentaje de la obra de autovía, no supera el 24%.

Treinta meses después de diciembre/21, nos encontramos que la obra aún tiene asignada 26.200 millones de pesos. No se sabe mediante cuál mecanismo y en base a qué costos se aumentó casi 4 veces el monto inicial.

Y a pesar de todas las irregularidades, los incumplimientos manifiestos de las empresas involucradas (CPC SA y RIGEL SRL), el gobernador Ignacio Torres, hace “tábula rasa”, “mira para adelante” y luce exultante porque Nación se sacó de encima la responsabilidad de construir la ruta de la corrupción y ahora va a ser de manejo exclusivo del gobierno de Chubut. (Agencia OPI Chubut)