Antes de la medianoche del lunes, una mujer ingresó al Hospital Zonal con una fractura de muñeca.

El traumatólogo de Guardia no se hallaba en el nosocomio. Tras 40 minutos intentando comunicarse con el médico, por vía telefónica, le dio un turno para atenderla 17 horas más tarde. Denunció al profesional por abandono de persona y concurrió a la Policía, que elaboró un acta tras una nueva negativa del médico.

Una mujer se dirigió al Hospital Zonal de Caleta Olivia con una fractura de muñeca minutos antes de la medianoche del lunes y sostuvo que le negaron la atención médica. El traumatólogo de Guardia no se hallaba en el nosocomio, por lo que denunció abandono de persona.

En diálogo con La Opinión Zona Norte, Vanesa Constancio se refirió a las circunstancias de su denuncia. Indicó que al promediar la hora 23:30, tras haber sufrido un accidente doméstico, ingresó al Hospital Zonal con una fractura de muñeca. Su sorpresa resultó mayúscula cuando, soportando el fuerte dolor del hueso partido, se debió enterar que el traumatólogo de guardia no se encontraba en el nosocomio y que no atendía el teléfono.

“Durante 40 minutos lo llamaron y no contestaba. Cuando respondió dijo que el nivel de gravedad no era suficiente y que no iba a venir. Me dio un turno para atenderme por consultorio a las 17 de hoy (por ayer)”, expresó la mujer.

Vanesa tiene un bebé de pocos meses de vida y en este contexto se preguntó qué podría haber pasado si la urgencia implicara a un infante con fractura de cráneo, cuando el especialista de Guardia “tardó 40 minutos en atender el teléfono”. “Puede parecer que no es tan grave, pero yo creo que sí, lo es”, dijo.

Continuó su relato explicando que se fue del nosocomio con el solo efecto de un calmante, y con la imposibilidad de un tratamiento a tiempo. “Le hice una denuncia por abandono de persona. Primero fui a la comisaría que le corresponde a mi barrio, pero me indicaron que tenía que ir a la Seccional Primera. Les pedí que me acompañaran, lo volvieron a llamar y les dijo que no iba a venir. En el lugar, el oficial de Guardia, realizó un acta policial frente a dos testigos. Volví a mi casa a las 5 de la mañana, otra vez con mucho dolor, porque otro médico que no fuera traumatólogo no podía recetarme nada”, desarrolló.

En tanto, Constancio agregó que retornó al nosocomio alrededor de la hora 8 de ayer, sufriendo un intenso dolor. “Fui directamente a la Dirección. La doctora (Patricia) Zari no me atendió, pero mediante sus secretarias hizo que me atienda otro traumatólogo que estaba en consultorio. Me atendieron muy bien, y ya no estoy con tanto dolor. Pero el médico me advirtió que el tratamiento puede tener complicaciones por no haber sido atendida como corresponde desde el primer momento”, comentó.

Finalmente, la mujer resaltó que, al recibir la negativa por parte del primer traumatólogo, el que se encontraba de guardia cuando acudió al hospital, ya le habían sido practicadas medidas tales como la toma de placas.

En tal sentido manifestó que “ya se sabía que no era un esguince, sino que era una fractura. El médico no quiso venir, pese a saberlo. No puede quedar impune. Y la directora debe regularizar el tema de las guardias, porque ese médico no estaba y no atendía el teléfono. Estas cosas son muy peligrosas para la comunidad. Qué habría pasado si era un bebé el accidentado”, culminó.

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios