Se trata del caso de un menor de edad y de un joven adulto.

El primero aconteció en la provincia de Catamarca. Se trata de un adolescente oriundo de la ciudad del Gorosito. El segundo, en tanto, en la madrugada del viernes. Ambos se suman a los casos de la semana pasada, de los cuales dos se concretaron y uno fue un intento. Tanto desde la salud pública como de la policía se llevan adelante medidas de capacitación y prevención.

A horas tempranas del lunes, en la provincia de Catamarca, fue hallado sin vida un adolescente de 17 años de edad, oriundo de Caleta Olivia. Se llamaba Joel, vivió junto a su familia en el barrio PV de la ciudad del Gorosito. Hace un tiempo, el grupo familiar había emigrado hacia el norte del país. Su cuerpo fue encontrado sin signos vitales, y su fallecimiento fue provocado por la asfixia aparentemente auto-infringida.

El pasado viernes, en tanto, un joven de apellido Camargo, también habría tomado la drástica decisión de terminar con su vida. éste último mayor de edad, se desconoce los motivos de su determinación. Ambos casos se suman a los acontecidos durante el mes en curso, arrojando una cifra sumamente alarmante. El primero de octubre se quitó la vida un hombre joven, en el barrio Rotary 23.

Por esos días se registró un intento de suicidio, protagonizado por un adolescente de 15 años. Afortunadamente no logró tener éxito en su fatal cometido. El día 3, en tanto, otro muchacho de la misma edad si lo hizo. Vale decir que ambos adolescentes guardarían una relación de amistad. En suma, cuatro jóvenes caletenses hallaron la muerte por propia mano y uno falló en el intento.

Reacción
La existencia de la problemática es incontrovertible. En este contexto se están llevando adelante medidas de abordaje. Ejemplo de ello es la capacitación en materia de prevención del suicidio que se desarrolló ayer en el Hospital Zonal Pedro Tardivo (ver nota principal de página 7).

Asimismo, el pasado día 2, las fuerzas policiales llevaron adelante una capacitación que se replicó en Caleta Olivia y Las Heras, abordando aspectos preventivos y de contingencia en la materia. Se enmarcó en una serie de iniciativas de formación de los recursos humanos.

La reacción de muchos vecinos ante estos casos, es el permanente llamamiento a un más intensivo cuidado de los adolescentes por parte de sus respectivos progenitores. Las vidas perdidas no volverán, no obstante, siempre es tiempo de reaccionar para que no se sumen nuevas víctimas.

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios