Un afilliado a OSPEGAP tuvo que tomar el edificio de esta obra social para que le consiguieran una derivación

Finalmente, alrededor de las 17:15 hs. retornaron los administrativos de OSPEGAP dándole aviso a David Barroso que se había logrado conseguir la derivación y una cama en la Fundación René Favaloro en la ciudad de Buenos Aires.

El petrolero había llegado sin fuerzas a OSPEGAP, acompañado por su mujer e hijos, el delegado Carbajal, y otros compañeros.

Paso seguido los agentes policiales hicieron ingresar dos testigos de la vía pública y en presencia de los administrativos de la Obra Social se dejó constancia en acta que las instalaciones, muebles y útiles se encontraban en perfecto estado.

Cabe mencionar que, la Obra Social no debe ni puede prolongar el mal estado de salud sufrido por sus afiliados. Quizás el dicho "hijos del rigor" quedará enmarcado en éste caso, dejando su precedente, Fuera de la excepcionalidad de lo acontecido, debe primar y ser guía lo enmarcado en Ley Nº 26.529 "Salud Pública -Derechos del Paciente".

Seguramente la burocracia, fue parte actora fundamental en el caso, pero antes que nada, se debe garantizar la cobertura y el mínimo de las prestaciones.
(Fuente: Vanguardia Sur)

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios