Tras una serie de investigaciones, Narcocriminalidad encabezó dos allanamientos en la jornada de ayer: uno en una casa del barrio Belgrano y el restante en un domicilio del Bº Gaucho Rivero.

Se encontró una pequeña cantidad de marihuana. Se esperan nuevas directivas desde el Juzgado Federal.

Un conocido delincuente de nuestra ciudad capital debió fijar domicilio en la jornada de ayer por una causa de “presunto narcomenudeo”, pero además otras ocho personas debieron hacer lo mismo por esa misma causa.

De acuerdo a la información a la que tuvo acceso La Opinión Austral, se supo que todo comenzó hace unos meses, cuando vecinos de Río Gallegos realizaron denuncias en la Fiscalía Federal -a cargo del Dr. Zárate- por movimientos extraños en el Bº Gaucho Rivero, donde posiblemente se estuvieran realizando transacciones por venta de estupefacientes.

Tras las exposiciones, el personal de la División Narcocriminalidad comenzó con las investigaciones y averiguaciones con el fin de esclarecer el caso. El trabajo consistió en intervenciones telefónicas exhaustivas y el seguimiento de los sospechosos.

Ya en la jornada de ayer, las pruebas fueron elevadas al Juzgado Federal y se dispusieron dos órdenes de allanamiento: una en una casa ubicada en la calle Ramón y Cajal al 2200; la restante para un domicilio de la calle Batalla Puerto Argentino.

Con apoyo del personal del Grupo de Operaciones Especiales -que realizó el ingreso táctico en ambos domicilios-, los agentes ingresaron a las viviendas y comenzaron con las inspecciones oculares.

Según trascendió, en el inmueble del barrio Gaucho Rivero se encontró sólo a un hombre, un conocido malviviente de nuestra ciudad capital, y en el restante había siete personas. Se supo que el principal sospechoso no es conocido por la Policía por delitos similares. El se encontraba con otras seis personas, entre hombres y mujeres.

Todos los implicados fueron identificados y en uno de los domicilios se encontró una pequeña cantidad de marihuana, que fue secuestrada y elevada -junto al acta judicial- a la Justicia Federal, a la espera de nuevas directivas.
Fuentes investigativas consultadas por este medio indicaron que aunque no se incautaron los teléfonos celulares de los sospechosos, de igual manera las investigaciones continúan.

Entre otras actividades realizadas por la Policía, trascendió que además trabajó el personal de la División Trata de Personas, ya que en el interior de la vivienda de la calle Batalla Puerto Argentino había chicas jóvenes que podrían estar en situación de desarraigo.

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios