Semanas atrás, Nación ofreció a provincia firmar un acuerdo por el cual aportará en el 2019 menos del 20% del subsidio ejecutado en el 2018.

 En este esquema los mayores perjudicados son las comunas. Río Gallegos, Caleta Olivia y la cuenca recibieron una asistencia anual de $ 50 millones y ahora se pretende aportar unos $ 9 millones. Incertidumbre por el futuro del sostenimiento del servicio. 

Promediando la segunda semana de diciembre último se publicó en el Boletín Oficial de la República Argentina (BORA) la resolución por la cual el Estado Nacional oficializaba la desaparición de los subsidios del transporte urbano de pasajeros y dejaba a potestad de provincias y municipios las decisiones técnicas y económicas tendientes al sostenimiento del servicio. 

Ante la novedad, el subsecretario de Transporte (dependiente del Ministerio de la Producción de Santa Cruz), Rolando D´ Avena, viajó a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y se reunió con autoridades del Ministerio de Transporte de la Nación buscando una alternativa válida para contener este escenario que se prevé traerá consecuencias negativas, ya que el Gobierno Nacional tiene la idea de aportar en el 2019 una cifra menor al 20% de lo ejecutado en 2018. 

La Opinión Austral supo que provincia aun no ha firmado la propuesta proveniente del gobierno de Mauricio Macri y por estos días espera que se aclare el panorama en lo que se ha dado en llamar el acompañamiento del Gobierno Nacional en el traspaso de responsabilidades en materia de transporte de pasajeros. 

Uno de los actores que tomó intervención en este complejo marco de negociación entre provincias y Nación es la Federación Argentina de Transportadores de Automotor de Pasajeros (FATAP) que informó que “sólo 10 provincias firmaron el convenio del traspaso de los subsidios, de las cuales dos están en trámite, 2 no firmarán, mientras que 2 se negaron y las restantes no mostraron interés hasta el cierre de año”. 

¿Sustentabilidad?

Rolando D´ Avena señaló a La Opinión Austral que la Subsecretaría de Transporte de provincia se enteró de la nueva estructura de financiamiento para el transporte de pasajeros “cuando fue publicada en el BO. Situación que llamó la atención, dado que la decisión fue tomada cuando la mayoría de las provincias ya tenían su presupuesto asignado”, explicó en primer término, y acotó que tampoco fueron notificados formalmente de esa resolución. 

En el encuentro que mantuvieron en las últimas semanas, Santa Cruz fue informada que, al igual que la totalidad de las provincias argentinas, debía firmar un convenio por el cual se compromete a tomar “todas las medidas técnicas y económicas que resulten conducentes a los fines de garantizar la sustentabilidad del sistema de transporte público de pasajeros”. 

Esta intención fue ratificada luego por el propio ministro de Transporte Guillermo Dietrich de manera pública al asegurar que “deberán asumir la responsabilidad de financiar sus propios sistemas de transporte”, y ahondó su postura señalando que el Gobierno Nacional ha trabajado “para que cada uno tome la responsabilidad que le corresponde”. 

Lo expresado por Dietrich debe traducirse a la realidad. En este contexto, el Estado Nacional propuso sostener aproximadamente un 20% del subsidio que se aportaba hasta el 2018 con lo que deja a merced de “provincias el subsidio conjuntamente con las respectivas municipalidades”. 

Retomando el escenario en Santa Cruz, es necesario hacer hincapié que el Gobierno Provincial no dio conformidad al reciente convenio que propone Nación y es de público conocimiento que la única jurisdicción que concesiona y fiscaliza el Estado Provincial es la línea interurbana 28 de Noviembre y Río Turbio (un millón), mientras que las líneas urbanas de Caleta Olivia y Río Gallegos se encuentran bajo la potestad de su municipio. 

Subsidios

En el 2018 Santa Cruz recibía del gobierno central en concepto de subsidio destinado al transporte automotor 12 millones de pesos, mientras que el impacto en los municipios era de 50 millones de pesos anuales. 

En este nuevo escenario, D´ Avena precisó que a “partir de este año sólo se asignaría, de firmarse el convenio, alrededor de 9 millones de pesos por el plazo de un año, dado que no se contemplan aportes en 2020”, y explicó que “de esta manera el convenio propuesto quita los recursos a las localidades y responsabiliza a la provincia”. 

Es necesario remarcar que de este esquema de “acompañamiento”, Río Gallegos queda afuera del aporte propuesto por Nación debido a que se encuentra enmarcado en el esquema de la tarifa social que se canaliza mediante la Red SUBE. “Para estos casos existe un fondo compensador que será otorgado solamente a criterio del Ministerio de Transporte de la Nación, sólo si considera que existe un desequilibrio financiero producto de estas modificaciones”, señaló el funcionario provincial, e indicó que “entre los perfiles necesarios para acceder a este beneficio se solicita la suba de la tarifa”. 

En esta sintonía, se recuerda que el jueves último, La Opinión Austral dio a conocer que la comuna de la ciudad capital de la provincia concluyó con la presentación de la documentación que demanda el Ministerio de Transporte. El municipio debe desembolsar una suma aproximada de 3 millones de pesos mensuales, por lo que el costo anual del servicio es de 36 millones de pesos, pero acuciado en sus finanzas demanda el auxilio financiero de Nación. 

Retomando las declaraciones de D´ Avena, el subsecretario de Transporte de Santa Cruz precisó que “está claro que con esta medida el Gobierno Nacional pretende deslindarse de la responsabilidad trasladándola a las provincias y que una vez más sean los usuarios los encargados de afrontar los gastos, llamativo en el caso del transporte público urbano, teniendo en cuenta que hace tiempo el servicio ha dejado de ser rentable”. 

 Así dadas las cosas, cada municipio busca acomodarse de la mejor manera para sostener el transporte urbano de pasajeros, pues en octubre del 2018 el secretario general de la UTA en Santa Cruz (Rubén Aguilera) alertaba en una entrevista con LOA que el Gobierno Nacional había iniciado un derrotero que ponía en jaque al sistema del transporte urbano de pasajeros, pues el dinero no alcanzaría para concesionar el servicio y los usuarios (afectados por la inflación) no dispondrían de los recursos suficientes para sus viajes diarios.

Caleta sería compensada en el transporte público

La Municipalidad de Caleta Olivia, a través de su intendente Facundo Prades, informó en la tarde de ayer que “podría firmar en los próximos días un acuerdo con el Gobierno Nacional para garantizar un gran porcentaje del subsidio para el transporte público de pasajeros”.

En una reunión con el secretario de Planificación Territorial y Coordinación de Obra Pública del Gobierno Nacional, Fernando Alvarez de Celis, Prades “logró el compromiso para que pueda firmar en el transcurso de la próxima semana el ingreso de Caleta Olivia el fondo compensador del transporte público de pasajeros”, precisó la comuna del norte provincial.

Realidad

Se abordaron cuestiones que guardan relación con la realidad de Caleta Olivia, pero de manera particular el estado del transporte público de pasajeros teniendo en cuenta la decisión del Gobierno Nacional de retirar los subsidios. 

Sobre esto se acordó, “que la semana que viene vamos a estar firmando el acuerdo para ingresar al fondo compensador del transporte público de pasajeros, lo que serviría para cubrir casi el 70% del subsidio del transporte”, dijo el jefe comunal.

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios