Se trata de la coordinadora del Abasto de la Municipalidad de Las Heras, que no hizo la rendición de los cánones que se les cobran a proveedores en el ingreso a la localidad.

 Antes de que se descubriera la maniobra, la mujer hizo gala de haberse ganado mucho dinero en el casino de Pico Truncado. Hay al menos seis despedidos. 

* Por Sara Delgado

Un verdadero escándalo se destapó el viernes en la Municipalidad de Las Heras, que conduce el intendente de Cambiemos José María Carambia. Ese día, las autoridades del área de Comercio y Bromatología convocaron a una reunión con el personal de inspectores del Abasto, para comunicar que habían detectado el robo de alrededor de un millón de pesos.

Se trata de sumas que corresponden al cobro de los cánones que pagan los proveedores que ingresan a la localidad y que hacía meses no se rendían a la Municipalidad. La responsable de la maniobra habría sido la coordinadora que puso la actual gestión de Cambiemos, M. A.

En esa reunión, la mujer reconoció haberse quedado con el dinero y hasta se firmó un acta donde procedía a la devolución de $ 30.000, con el compromiso de devolver el resto. Sin embargo, las funcionarias Valeria Barros, directora de Comercio y Bromatología, y la secretaria municipal Natalia Crnkovic decidieron que también debían pagar justos por pecadores, comunicando la desvinculación de seis personas con contrato precario. 

“Le dábamos la recaudación a ella sin recibo ni nada y ella siempre nos decía que se iba ‘a rendir a la muni’”

De hecho, el Municipio debería ahora explicar cómo es que las funcionarias en mayor nivel jerárquico que M.A., no detectaron que durante un buen tiempo no se les rindió el dinero, si es que acaso la coordinadora operó sola, ya que el control de los fondos municipales es una obligación de funcionario público.

Amalia Llaguil es una trabajadora de carrera en la administración lasherense que hace años presta servicios en el área de Abasto. Impactada todavía por la noticia, le contó ayer a La Opinión Austral que “nosotras estamos encargadas de cobrar recibos de sueldo a cada distribuidor que ingresa a la localidad, que tiene un canon mensual y teníamos una señora que estaba a cargo nuestro, nosotras le dábamos la recaudación a ella sin recibo ni nada y ella siempre nos decía que se iba ‘a rendir a la muni’. Por supuesto que nosotras confiábamos, porque para algo la ponen y es nuestra jefa”, contó.

Amalia relató que nunca tuvieron sospechas de nada y que recién el 28 de diciembre recibieron el llamado del Municipio “para informarnos que esta mujer nunca había rendido la plata”, fue “en una reunión que hicimos con todo el grupo de inspectores más la directora y otra jefa, que ella reconoce que recaudó el dinero que le rendimos, pero que no lo dejó a sus superiores”.

La inspectora aclaró a este diario que “nosotros nunca supimos que ella no rendía, sino hasta que salta esto y nos dicen que nos van a hacer un sumario y dejan a seis compañeros que son sostén de familia sin trabajo”, insistió Amalia, quien reveló sentirse “con bronca” porque durante mucho tiempo la coordinadora les pintaba una historia falsa acerca de cómo era que tenía un mejor nivel de vida.

“Un día nos envió un video donde dice que se ganó 200 mil en una máquina del casino de Pico Truncado y al poco tiempo cambió el auto que tenía por una camioneta. Encima nosotras acá nos pusimos contentas por ella”, contó Amalia, quien reveló además que lo que sus superiores comunicaron en la reunión fue que el desfalco rondaría el millón de pesos. 

“Un día nos envió un video donde dice que se ganó 200 mil en una máquina del casino de Pico Truncado”.

“Nosotros queremos hablar con el intendente Carambia para que reincorporen a los seis compañeros inspectores, porque acá somos todos laburantes, nativos de pueblo que ganamos menos de $ 20.000 y que cumplimos nuestro horario, le rendimos el dinero y ahora nos manchan nuestro legajo. No es justo”, lamentó.

Amalia desconoce si acaso M. también fue echada por quedarse sistemáticamente con la recaudación, sólo sabe que “no la vimos más” y cuenta que lo último que supo de ella fue que amenazó a las autoridades municipales con suicidarse si el caso salía a la luz.
Opinion Austral.

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios