El gremio de la construcción, hoy envuelto en hechos de violencia, cerró 2018 con un alto índice de desocupación.

 LOA supo que el último año culminó con 2.000 desocupados. El dato fue brindado por el propio interventor, Mateos Suárez, mientras participaba de la recorrida en la edificación Cóndor Cliff.


La UOCRA Zona Sur de Santa Cruz se encuentra una vez más envuelta en reclamos y hechos de violencia entre sus afiliados y aquellos que buscan un puesto de trabajo, ante la apremiante realidad económica argentina. 

En este escenario, sumado a la denuncia pública de una mujer que asegura haber sido violada, la Justicia deberá avanzar en las investigaciones correspondientes para llevar claridad sobre los últimos acontecimientos. 

En lo que concierne a la desocupación, es conocido que a inicios de 2016  la obra pública sufrió una paralización, que en Santa Cruz dejó a unos tres mil trabajadores sin sus puestos de trabajo y con las sospechas de que los fondos invertidos no llegaron a destino, por lo que el Gobierno Nacional ordenó una serie de auditorías. Concretado ese proceso, las obras no volvieron a retomar su camino. Un caso patente fue la paralización de la usina de 240 MW en YCRT. 

Bolsa de trabajo 

En este contexto y previamente a los disturbios sucedidos en Río Gallegos, el delegado normalizador del gremio en la zona sur de Santa Cruz, Mateos Suárez, participó de la visita que oficializó el presidente de la Nación, junto a la gobernadora de Santa Cruz, Alicia Kirchner, a la represa Cóndor Cliff. 

Es conocido que los números del desempleo crecieron en Argentina, de hecho las estadísticas oficiales dadas a conocer por el INDEC marcan que la desocupación, de acuerdo a las últimas mediciones y a los casos analizados en 31 ciudades del país, trepó un 9,6%. 

Al ser indagado sobre su participación en lo que fue la visita presidencial, siendo el único representante de un gremio presente en la misma, Suárez sostuvo: “hay cosas que somos agradecidos en la vida, hoy tenemos 1.700 trabajadores (en las represas sobre el río Santa Cruz) y van a ser 5.000, así que le guste a quien le guste son nuestro presidente y nuestra gobernadora”, despuntó ante este medio. 

Sin alejarse de esa sintonía, el delegado del sindicato insistió en que esperan mayor empleo. “Ojalá este año nos traiga novedades, si no fuese por las represas habría un caos total en Santa Cruz y Chubut”.

Así, precisó a LOA que “faltan muchas obras” y “ojalá los desocupados que tenemos hace dos años puedan tener su oportunidad laboral”. 

Ingresos

En otro orden, este medio tomó conocimiento que el pasado lunes, el referente de UOCRA mantuvo un encuentro con el senador Eduardo Costa. Sucede que el referente de Cambiemos en Santa Cruz el pasado año había indicado de manera pública que en las represas no se cumplía con la contratación de mano de obra local. 

El reclamo del dirigente político es porque Represas Patagonia conformó una mesa de trabajo con el sindicato para producir los ingresos. De todos modos, no se debe dejar de lado que Costa recibió críticas ante el desempleo actual, debido a que en los días de campaña el santacruceño se comprometió a la creación de unos 6.500 puestos en dicha obra energética. 

“No podemos permitir que algunos sindicatos de la construcción digiten los ingresos”, dijo el senador de Cambiemos a través de un comunicado, tras su participación en la recorrida por las obras para la construcción de las represas.

“Los trabajos de las represas deben ser para los santacruceños que llevan mucho tiempo esperando. Las represas son fundamentales para Santa Cruz y su crecimiento, por eso no podemos dejar que unos pocos pretendan digitar ingresos y contrataciones como si fueran los dueños de las obras”, sentenció Costa.

Sobre esas expresiones, Suárez dijo a este medio que no tienen “ningún problema con Eduardo Costa, estuve hablando con el de compartir los listados que maneja él y los que tenemos nosotros. A lo mejor son los mismos”, puntualizó. 

En tanto, concluyendo sus declaraciones, el dirigente de UOCRA aseguró a LOA que 2018 cerró con dos mil desocupados inscriptos en la bolsa de trabajo del gremio. 

Así, entre la fuerte desocupación y los hechos violentos comienza el año el gremio de la construcción. Por delante queda el objetivo pendiente de buscar la normalidad en el sindicato y planificar acciones que permitan recuperar el empleo. 
Opinion Austral.

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios