La central docente, conducida por Sonia Alesso, elaboró un informe sobre los desafíos que enfrentará la educación pública del país en 2019.

Indica que no se cumple la Ley de Financiamiento Educativo, que estipula un 6% del PBI, mientras que observó que el estancamiento de la economía genera mayor desfinanciamiento. 

La Confederación de Trabajadores de la Educación (CTERA) elaboró un informe sobre los desafíos educativos que tendrá la República Argentina en 2019, ante un contexto económico de serias dificultades. 

El escrito, firmado por la secretaria general y el secretario de Educación de CTERA, Sonia Alesso y Miguel Duhalde, explica que “en el año 2018 el Producto Bruto Interno (PBI) disminuyó en términos reales un 2,4%, cuando se había previsto un crecimiento de 3,5 por ciento”, mientras que para este año se espera una nueva caída del PBI. 

Los docentes recordaron que la Ley de Financiamiento Educativo de 2005 exige el cumplimiento de un 6% del PBI para la inversión educativa, “lo que significa que ese 6 por ciento será calculado sobre una base inferior a la del inicio del mandato de Mauricio Macri como presidente de la República, a lo que hay que agregar que este gobierno en 2017 ya dejó de cumplir la meta del 6%”.

Para CTERA, los aspectos económicos no terminan allí, sino que sostiene que “el fracaso de la política antiinflacionaria es el otro indicador que afecta especialmente a los sectores populares”. “Para 2018 la inflación fue del 48%, cuando inicialmente en el presupuesto respectivo se había previsto que sería de entre el 8 y el 12%”. 

Sin dejar de lado que la Paritaria Nacional Docente no se ha convocado desde 2017, “la pérdida del poder adquisitivo para el sector docente, en promedio, será del 10 al 15% en el período de referencia”.

Endeudamiento 

Por otro lado, “durante los primeros años de gestión, el actual gobierno impulsó una política de endeudamiento externo y el retorno del FMI, lo que implicó sustituir abruptamente las prioridades del presupuesto para destinar recursos al pago de intereses de la deuda”.

La confederación sostuvo que esas decisiones “han llevado a cambiar la tendencia creciente en la inversión en educación y cultura que se había dado entre 2007-2015”. 

Según CTERA, para 2019 se planteó “profundizar el proceso de desfinanciamiento del sector educativo”, bajando la inversión en estas áreas a 1,25 por ciento, el nivel de inversión más bajo en una década. 

“Los programas con las caídas presupuestarias más fuertes son el de Infraestructura y Equipamiento (-77 por ciento en términos reales), el Plan Nacional de Educación Digital -ex Conectar Igualdad- (-81 por ciento con referencia a 2015) y el programa de Construcción de Jardines de Infantes (-68,4 por ciento)”. 

“Curiosamente, la construcción de 3.000 jardines de infantes fue una propuesta electoral de Cambiemos durante la campaña de 2015. También sufren recortes muy importantes en términos reales las políticas socioeducativas (-60,2 por ciento), la Educación Técnica Profesional (una caída real de -45 por ciento con respecto a 2015) y las políticas de Formación Docente (-36,3 por ciento)”, señala el documento.

Esta política de desfinanciamiento no se inicia a partir del reciente acuerdo del gobierno con el FMI, pues desde el año 2016 ya se viene transitando al camino de ajuste que ha llevado a que el presupuesto destinado al sector educativo para 2019 sea 42,3 por ciento inferior en términos reales con respecto al de 2015. Los únicos rubros que no muestran una caída en ese lapso son el Programa de Información y Evaluación de la Calidad Educativa, donde se definen las acciones destinadas a implementar mecanismos de evaluación estandarizada, advirtió CTERA.

“Si comparamos los rubros de Formación Docente (FD) y Evaluación Educativa (EE), durante la actual gestión presidencial se observa que mientras la primera (FD) disminuye un 65 por ciento, la segunda (EE) se incrementa en 140 por ciento para todo el período de referencia, respectivamente”, así es que “la restauración conservadora también se manifiesta a través de la instauración de un programa político-pedagógico que está en consonancia con las políticas de vulneración de derechos sociales vigentes actualmente en el país”. 

Más adelante, la central docente indicó que “el avance de las tendencias privatizadoras endógena y exógena de la educación han encontrado un campo propicio en la Argentina a partir de la llegada de Cambiemos. Un proceso basado en el sostenido intento de destrucción de la educación pública que se complementa con las políticas que habilitan la introducción de los valores del sector privado y del mercado en la esfera de lo público”.

Por ello, CTERA plantea la “necesidad de luchar contra este proyecto de exclusión y desigualdad social, para poder llevar a cabo un verdadero proyecto educativo que habilite una pedagogía de la emancipación y la esperanza para nuestro pueblo”.

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios