Días atrás, el Banco Central limitó a bancos la toma de financiamiento en el exterior en dólares para pasarse a pesos y aprovechar las altas tasas que todavía pagan las Leliqs.

Que se conoce como "carry trade" o capital golondrina. Sumado a la baja de tasas (45,16% al 11/02), el dólar comenzó a despertar, cerrando a $39,07 el minorista. En este sentido, la Casa Rosada intentará negociar con el FMI un retoque sobre las bandas cambiarias de no intervención para evitar los $50 por dólar y un nuevo shock a la hiperinflación. A su vez, inversores y economistas vuelven a sospechar que es posible un nuevo waiver del organismo multilateral de créditos.
La nueva regulación del Banco Central y la desesperada baja de tasas de interés desde febrero, volvieron a despertar al dólar y ayer (11/02) llegó a $39, preocupando mucho a los funcionarios de Balcarce 50 que miran las encuestas y advierten que no es posible otra corrida.

A su vez, la autoridad monetaria logró renovar el total de vencimientos de Leliqs 180.000 millones de pesos (emitió $ 190.000 millones), contrayendo la base monetaria en 8.300 millones de pesos a una tasa de interés promedio a 45,15%.
Según advierten economistas que asesoran a inversores y monitorean a diario las mesas de dinero en la city porteña, las consultas sobre el dólar comenzaron nuevamente a ser moneda corriente.

Voceros de la Casa Rosada aseguraron a Urgente24 que no hay temor por una nueva corrida cambiaria porque cuentan con dólares del Tesoro, mercado de futuros, 10 mil millones de la cosecha próxima y los desembolsos del FMI para afrontar el desarme de Letras y plazos fijos.

Sin embargo, el temor existe. Ayer lunes 12 de febrero estuvieron reunidos poco más de una hora, en el segundo piso del edificio del Banco Central, el secretario de Política Económica Miguel Braun y el vicepresidente del Banco Central Gustavo Cañonero con el líder de la misión del FMI Roberto Cardarelli, el representante del organismo en la Argentina Trevor Alleyne y el resto de la comitiva del organismo.

Allí un punto clave que se puso sobre la mesa fue la evolución de la zona de no intervención en la que el BCRA debe dejar flotar de manera libre al dólar. El Cronista reveló que el Braun y Cañonero plantearon concretamente acotar la brecha entre el mínimo y máximo que delimitan la banda cambiaria.

Lo que intentarán hacer es bajar el techo de la zona de no intervención para transmitir al mercado que el dólar no se va a disparar en el período pre-electoral.

El temor a una corrida cambiaria en el segundo semestre, más específicamente entre julio y octubre, por las elecciones primarias y generales, es un fantasma que acecha al gobierno.

Por otro, con respecto a la inflación, desde el gobierno buscarán definir con el FMI la "monetización de las compras de dólares" que hace el Banco Central. Tienen que ver si es posible esterilizar los pesos que surgen de esas intervenciones en el mercado cambiario.

A su vez, agrega el medio especializado, ejecutivos que manejan carteras de inversores extranjeros aseguraron que el panorama de la economía argentina puede tornarse volátil y el gobierno podría no alcanzar la meta de déficit cero este año.

"El waiver del FMI va a venir sin problemas siempre y cuando la próxima gestión se muestre dispuesta a seguir cumpliendo con el programa", dijo Alberto Bernal, jefe de Estrategia de XP Investments.

Claramente, Mauricio Macri no hizo los deberes que tenía que hacer y hoy su continuidad al frente de la Argentina está supeditada a factores externos.

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios