Los padres del niño que falleció hace nueve años, Graciela Cuyul y Pedro Cerda, llevaron a juicio a una médica pediatra que se desempeñaba en el Hospital Distrital de Las Heras.


A casi nueve años del fallecimiento de un niño de Las Heras, luego de que sufriera una convulsión febril a pocas horas de recibir una vacuna contra la gripe A, la médica pediatra Susana Gabriela Mur será sometida el 26 de marzo a juicio oral y público por el tribunal de la Cámara del Crimen de Caleta Olivia.

Matías Cerda tenía dos años y medio cuando en las últimas horas del 12 de mayo de 2010 comenzó a desencadenarse el luctuoso suceso y sus padres, Graciela Cuyul y Pedro Cerda, atribuyen a la profesional haber actuado con desidia y negligencia por no brindarle asistencia en el Hospital Distrital de Las Heras.

Al pequeño lo derivaron poco antes de esa medianoche al Hospital Zonal de Caleta Olivia, pero no habría sido estabilizado convenientemente y la ambulancia que lo trasladaba por la Ruta 43 cubierta de huellones de escarcha tuvo que ingresar de urgencia al Distrital de Pico Truncado porque Matías sufrió un paro cardiorrespiratorio y con el tubo endrotraquial fuera de lugar, por lo cual supuestamente no recibía oxígeno.


 
Más tarde la ambulancia reanudo la marcha y llegó al hospital de la ciudad del Gorosito en la madrugada del 13 de mayo pero debido al grave cuadro clínico el pequeño tuvo que fue evacuado en un avión sanitario hacia Buenos Aires, siendo internado en el Instituto de Diagnóstico donde a los pocos días dejó de existir.

Los padres que ayer estuvieron en Caleta Olivia volvieron a relatar a medios periodísticos detalles del triste suceso recordando que Matías recibió la vacuna contra el virus H1N1 en un consultorio periférico y a la noche comenzó a acusar fiebre, por lo cual lo llevaron a la guardia del hospital lasherense donde los asistió un médico generalista, Hugo Navarro; un médico residente, Guillermo Ghisolfo, y dos enfermeras.

Según el relato que hizo la madre, uno de esos profesionales se ocupó de llamar a la pediatra Susana Mur que residía muy cerca del hospital, pero tardó casi 40 minutos en llegar.

Además –según el relato de la madre-, solo se ocupó de establecer un contacto telefónico con el Hospital Zonal de Caleta Olivia para coordinar la derivación del pequeño, cuando en rigor debería haber asumido ella misma una asistencia profesional.

Cinco días más tarde se produjo el deceso de Matías por coma cerebral cuando se hallaba el Instituto del Diagnóstico de Buenos Aires. Los padres aceptaron el pedido del INCUCAI para donar sus órganos, pero ello finalmente no se concretó por el efecto de numerosas drogas medicinales que tenía el organismo.

DENUNCIA PENAL

Tras los primeros días de sufrimiento, Graciela y Pedro recibieron asesoramiento de profesionales médicos y de la justicia y denunciaron penalmente a la pediatra Mur.

La causa comenzó a ventilarse en el Juzgado de Instrucción de Las Heras, a cargo de Omar Quelín, hasta que la misma fue elevada a juicio que se ventilará a partir del martes 26 de marzo.

También contaron que un año después de la muerte de Matías, la pediatra renunció y retornó a su provincia natal, Catamarca, pero ya fue notificada de que tendrá que presentarse a la audiencia en la Cámara del Crimen.

Finalmente los padres dijeron que esperan que se haga justicia porque a pesar de los años transcurridos, siguen sintiendo un intenso dolor porque consideran que además de la desidia y la negligencia, la médica se desentendió del derecho de los niños. (Diario El Patagónico)

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios