La ex compañía de la familia Macri se encuentra en procedimiento preventivo de crisis y pretende despedir a un tercio de su planta.



La pretendida “revolución de los aviones” del ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, ni siquiera llegó a levantar vuelo. Ya están en serios problemas financieros varias de las nuevas compañías a las que el Gobierno les regaló rutas. La ex empresa de la familia Macri, Avianca, dejó de pagar los sueldos este mes.

Los pilotos de APLA en Avianca retienen tareas desde hoy al mediodía porque denuncian el incumplimiento en el depósito de los haberes de febrero. También realizaron una asamblea en su lugar de trabajo en Aeroparque con los afiliados de la aerolínea.

La firma, cuyo accionista principal es la colombiana de idéntico nombre, inició el mes pasado un procedimiento preventivo de crisis."Tenemos 80 pilotos para dos aviones y la situación se hace así insostenible", había declarado el presidente de la compañía, Carlos Colunga. De acuerdo a la información, la corporación busca el aval del Gobierno para despedir a al menos un tercio de su planta.

Avianca Argentina ingresó a Argentina en 2016, tras comprar MacAir Jet. La aerolínea de la corporación Macri cambió en mayo su denominación social por la de Avian Líneas Aéreas SA.

Esta operación es investigada por el fiscal Jorge Di Lello, quien junto al juez Sergio Torres siguen la causa sobre las irregularidades de las aerolíneas “bajo costo”. Dentro del expediente tratan la inseguridad de los vuelos de FlyBondi.

Los trabajadores de esta empresa amarilla, vinculada al PRO, revelaron en El Destape que no consideran seguros los cinco aviones donde vuelan. Más aún, admitieron tener “pánico de volar” tras los múltiples incidentes que sufrieron. En línea con eso, en los primeros seis meses de operatoria, FlyBondi canceló cerca de 800 tramos.

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios