Tras una denuncia en su contra hecha en 2016, aún no existe resolución del caso.

El equipo de Reportajes de Chilevisión Noticias, conversó con las presuntas víctimas del ex cónsul, cuyo caso complica al Ministerio de Relaciones Exteriores.




“Me decía que por qué yo no usaba falda si tenía lindas piernas”, relató Helena Brunod, secretaria y encargada de contabilidad del consulado de Chile en Río Gallegos, Argentina.

Fueron constantes hostigamientos por parte de Jorge Salinas, según el relato de tres víctimas que decidieron romper el silencio para poner sobre el tapete un caso que lleva tres años durmiendo en la justicia y sin ninguna resolución al respecto. 

Fue el 2016, cuando un sumario administrativo por acoso sexual y laboral, fue notificado.

Burdiles conoció a Salinas el 2006 tras ser secretaria dentro del ministerio. Desde ese entonces, acusó que el diplomático constantemente hacía comentarios de aspecto físico, vestimenta e incluso insinuaciones de inferioridad por apellidos.

Burdiles decidió ingnorar. Como cosecha de su esfuerzo, el 2008, fue trasladada al consulado general de Chile en Buenos Aires. Allí, tiempo más tarde, se encontró con Jorge Salinas como vicecónsul. Las cosas empeoraron. 

“Tenia un registro de todas mis acciones adentro del consulado. Me daba mucha impotencia, él abusaba de su poder, era un dios”, expresó.

Amenazas de despido, malas evaluaciones y un constante hostigamiento, fueron parte de la postura del cónsul.

Para poder saldar esta situación, Burdiles pidió una audiencia en la embajada de Chile en Buenos Aires. Quiso pedir ayuda, pero no fue escuchada.

“Acá perdiste, acá si que jodiste”, recordó que le dijo Salinas.

La aisló profesionalmente. Razón que, sumado a lo anterior y sin familia a quien acudir ni donde huir, Karla intentó quitarse la vida. 

“Los intocables”
Burdiles reportó su caso ante Recursos Humanos del ministerio. Pedía ser restituida, pedía renunciar, pero ya había firmado su despido debido a presiones. “Ya no podemos hacer nada por ti, ya no eres nuestra funcionaria”, le respondieron.

Una vez se supo el caso de Karla, el presunto acosador fue destituido en 2013 devuelta a Chile. Sin embargo, lo destinaron como cónsul a Río Gallegos al sur de Argentina. Allá, Helena Brunod sufriría las consecuencias.

Brunod fue la responsable de que se abriera el sumario contra Salinas. Fue la única que hizo que se atrevió a hacer la denuncia pese a las presiones.

“Le recuerdo que acá yo soy cónsul. A quién le van a creer… a mí, que soy un profesional, diplomático con 30 años de carrera; o a una recién llegada de la calle”, comentó Helena como parte de las cosas que le decía Salinas. “Acuérdese que usted vive sola acá con su hija. Le puede pasar cualquier cosa”, agregó.

Así son parte de los relatos de tres víctimas que hablaron con el equipo de Reportajes de Chilevisión. Acusaciones en contra de Jorge Salinas Paredes, ex cónsul de Chile en Argentina y con más de 30 años de experiencia en la diplomacia chilena, que incluso, a fines de 2017, era honrado con Premio por la Paz, otorgado por la Iglesia Católica de Magallanes.

“No me siento en un sistema que proteja a las víctimas”, concluye Javiera, quien quiso resguardar su identidad por estar aun trabajando en el Ministerio de Relaciones Exteriores. “La percepción que tenemos nosotras es que son intocables”.

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios