Jessica Dipiero no quiso ser indagada en la causa por el suicidio de su pareja Fabricio Sánchez.

 La querella pedirá que se haga una pericia en la casa y habitación en donde murió luego de pegarse un disparo. Estiman que hubo instigación al suicidio u incluso homicidio.
Jessica Dipiero se negó ayer a declarar ante el juez Guillermo Ghio de Las Heras  en la causa por la muerte de su pareja Fabricio Sánchez el 15 de julio de 2016, quien para la Justicia se suicidó de un disparo, pero que debido a posibles incongruencias, el magistrado la imputó.

Dipiero que tiene el derecho a no declarar y fue asesorada por defensor oficial y no abogado propio, había adelantado a TiempoSur que iba a asistir a la indagatoria para saber qué le imputaban, y había negado haber tenido algo que ver con el deceso de quien fue su pareja durante varios años, y que al igual que ella, era policía.

Dentro de 10 días el Juez dictará una resolución.

La querella adelantó que solicitará más pruebas, como que se pericie la casa y la habitación en donde Fabricio se disparó, pero en donde encontraron restos de dos disparos, un casquillo y restos de pólvora en ambas manos.

"Queremos las pericias porque puede haber instigación al suicidio aunque estoy convencida que fue homicidio", advirtió Rosa Razuri, patrocinante de la familia de Sánchez.

"La pericia sirve, además que el año pasado pudimos saber que la trayectoria  del disparo en la cabeza fue recta, es decir no fue ascendente. Hubo dos disparos  y no se encontró el otro casquillo. Nadie se suicida con dos disparos", advirtió.

"El disparo que lo mató tuvo una trayectoria recta, y toda la bibliografía médica y estudios exponen que cuando una persona se suicida se pone la pistola en la sien o de forma oblicua hacia arriba o en la boca, y nunca en el parietal hacia atrás, siempre de forma frontal", explicó.

Pero podría haber un tercer disparo. Se trata de lo que provocó la rotura de la ventana de la casa. Esto fue advertido por Dipiero en diálogo con este medio, cuando sostuvo que no sabía si fue o un piedrazo o incluso una bala disparada por Fabricio cuando ella se encontraba dentro de la vivienda en el medio de la discusión.

"Ella es oficial Perito Criminalista y tranquilamente podría haber armado la escena", recordó la letrada.

También se preguntó por qué "casi todos los fines de semana" Dipiero volvía a Las  Heras, ya que en ese entonces estaba estudiando para perito y "el permiso le permitía solo irse dos veces al mes".

Si existen más pruebas para acusarla, la querella solicitará sea condenada por  homicidio agravado por el vínculo.

LO QUE DIJO DIPIERO A TIEMPOSUR

En diálogo con este medio, en la edición del 13 de mayo Dipiero contó que era víctima de violencia de género.

"Los compañeros dicen lo que vieron de él. Pero ellos no saben que él a mí, en dos oportunidades y a mí me hicieron la pericia psicológica, a mí él casi me mata.

En una discusión que tuvimos, me dijo que me callara, me ahorcó y casi me mata. Yo grité y pedí auxilio y nadie me ayudó. En ese entonces fue mi mamá una semana a Las Heras a estar conmigo, y él se volvió a Piedra Buena porque no quería estar más conmigo. Después volvimos a estar juntos

y en otra oportunidad volvió a pasar", expuso.

Al consultarle por qué no hizo ninguna denuncia, indicó que no se animó, y que fue víctima "desde que estuvimos juntos". "Yo no entiendo, por ejemplo, por qué la madre me echó la culpa a mí porque él dejó la Escuela de Cadetes. ¿Por qué no averigua realmente? La Escuela de Cadetes es una Institución muy seria. Ahí trabajan de forma interdisciplinaria un montón de profesionales, como psicólogos. Y allí sabrá, porque antes de estar conmigo él estuvo con otras cadetes. También le hicieron un informe psicológico y hasta una propia Instructora le haría dicho que supuestamente se quería matar", advirtió.

La pericia psicológica post mortem concluyó que Fabricio nunca podría haberse suicidado.

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios