Un informe exclusivo revela el desmanejo del dinero de los jubilados. Así perdieron 32 mil millones de dólares.



El default selectivo le dio un duro golpe a los inversores institucionales, principalmente al Fondo de Garantía de Sustentabilidad, que tenía el 20% de su cartera Letras del Tesoro. Por las variaciones del mercado, pero principalmente por los desmanejos, el ANSES perdió el 50% de esta caja en casi cuatro años.

Desde octubre de 2015 a agosto de este año, el FGS pasó de U$S 64.000 millones a U$S 32.100 millones, según los cálculos oficiales que circulan dentro del organismo jubilatoria y que llegaron a manos de El Destape. Es decir, sufrió una merma de U$S 31.900 millones en ese período, la mitad de los activos que había sabido acumular desde la estatización del sistema previsional en 2008.

El 9 de agosto de 2019, el último día hábil anterior a las elecciones primarias, el FGS contaba con U$S 48.300 millones, lo que ya implicaba una merma sustancial de los activos de este fondo anticíclico. En una sola semana, el 16 de agosto, tras la megadevaluación que Mauricio Macri permitió, la cartera se redujo a U$S 38.300 millones.
Fue aún peor el impacto que se vio 14 días después, post “reperfilamiento”. El 30 de agosto, el Fondo contaba con nada más que U$S 32.100 millones. El último dato oficial al que este medio tuvo acceso representa la mitad de esos gloriosos U$S 64.000 millones que había sabido sumar durante la gestión anterior.
Pero el derrumbe no sólo se dio en la medición en dólares, sino también en moneda local, lo que eleva aún más la preocupación. Mientras el 9 de agosto había $ 2,2 billones, a la semana siguiente se había reducido a $ 2,1 billones y el último día de ese mes se recortó a $ 1,9 billones.

El FGS perdió casi 32 mil millones de dólares en 4 años

Como el Gobierno no consiguió que ningún financista quiera asumir el cargo vacante que dejó Juan Martín Monge Varela en julio del año pasado, el secretario general de ANSES, Alejo Maxit, pasó a sumar las responsabilidades del FGS. A la vista de los resultados, se torna evidente que ningún economista haya querido ponerle la firma a todas las operaciones que llevaron a que se pierdan 50% de los activos.

Con la supervisión de Emilio Basavilbaso como director ejecutivo de ANSES, se incrementó el uso para fines políticos del Fondo, como los préstamos a las provincias afines y a los jubilados para que compensen la pérdida de poder adquisitivo tras el recorte previsional que implementó Cambiemos. En contraste, no existieron nuevos créditos para inversiones productivas, los que habían sido planificados también para reactivar la economía.

Pero, además, hubo manejos irregulares con el dinero de todos los trabajadores y jubilados desde 2016, cuando El Destape reveló el memorando con Qatar, que pretendía transferir U$S 300 millones del FGS a una offshore y que sea administrado por un financista privado, lo que claramente violaba todas las normas y leyes que lo regulan. El primer subdirector ejecutivo de operaciones del FGS, Luis María Blaquier, deberá prestar declaración indagatoria este miércoles ante el fiscal Franco Picardi por haber comprado desde el Estado bonos de Arcor y Cablevisión después de haber sido director de esas compañías. Además, había asumido el cargo con deudas con esas dos firmas por $ 1,5 millón y se retiró habiendo saldado esos créditos, lo que incrementa las sospechas sobre la administración de la que supo ser la mayor caja de Argentina.

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios