Se trata del caso del albañil que está preso desde el año pasado por haber violado a su hija desde que ella tenía 12 hasta que cumplió 14, en su casa del barrio Belgrano de nuestra ciudad capital.

 Finalmente, el Tribunal Oral dio lugar al pedido de la Fiscalía.

Ayer se cumplieron los cinco días hábiles que tenía el Tribunal Oral para determinar la suerte judicial de un hombre que está detenido por un aberrante delito sexual que cometió durante años en el interior de su vivienda, que tenía como víctima a su hija de 12 años y se extendió hasta que ella cumplió los 14.

Tal como lo había adelantado La Opinión Austral, el caso databa de antes de 2016, cuando una mujer había dejado la casa en la que vivía con su pareja y sus hijos debido a episodios de violencia que había sufrido por parte del trabajador de la construcción.

Desde el año antes mencionado, el hombre, que se había quedado a cargo de sus dos hijos, se embriagaba en su vivienda y cuando se encontraba bajo los efectos del alcohol, tenían lugar aberrantes hechos de abuso sexual cuya víctima era su hija de 12 años.
Dentro de los detalles escabrosos sobre el calvario que vivió la nena durante al menos dos años, este medio pudo saber que durante estos episodios el agresor sexual además le mostraba pornografía.

El caso podría haber quedado impune, de no ser por una amiga de la víctima que, luego de conocer los detalles del calvario que vivía su amiguita, le contó todo lo que sucedía en esa casa a una de las tías de la nena, quien además es hermana del agresor sexual.
En esa oportunidad -a mediados del año pasado-, la mujer denunció a su hermano, quien quedó detenido en una de las dependencias policiales de nuestra ciudad capital.

El expediente había llegado a la Cámara Oral como “abuso sexual agravado por el acceso carnal, agravado por la ascendencia, agravado por ser en reiteradas oportunidades y por la reproducción de pornografía”. De acuerdo al artículo 119 del actual Código Penal, con sus respectivos agravantes, el trabajador de la construcción podría haber sido condenado por más de 23 años de prisión efectiva.

La semana pasada, finalmente llegó el juicio donde el obrero dio su versión de los hechos y confesó los vejámenes a los que sometió a su hija durante al menos dos años. Lo cierto es que para el Tribunal, la declaración no fue lisa y llana. Cabe recordar que el trabajador de la construcción se encontraba en estado de ebriedad cuando cometía los abusos, por lo que adujo que no recordaba mucho sobre los momentos en los que hacía lugar a sus lascivos deseos, por lo que el Tribunal no dio lugar al juicio abreviado y comenzaron a pasar los testigos por el recinto de la Cámara. Entre ellos estuvieron los profesionales que trabajaron durante la instrucción y, obviamente, la tía que denunció al hombre.

Como el delito estaba más que acreditado por la Fiscalía, Iván Saldivia, representante del Ministerio Público Fiscal (MPF), mantuvo todos los agravantes en contra del acusado y solicitó una pena de 14 años de prisión efectiva.

Por su lado, el abogado del obrero solicitó la mínima para su pupilo, es decir, 8 años de prisión, amparándose en el artículo 41 del Código Penal, ya que además de haber ayudado en el proceso de búsqueda de la verdad, el trabajador de la construcción no tenía antecedentes por delitos similares en su contra.

De igual manera, ayer se conoció la sentencia para el obrero. Si bien se desconocen los fundamentos que habría encontrado la Justicia para condenar al hombre, los 14 años de cárcel sería el tiempo justo para que el ahora condenado comprenda el delito cometido y, de cierto modo, sería reparador del daño cometido.

De este modo, el Tribunal encabezado por los jueces Jorge Yance y Joaquín Cabral dio lugar al pedido de la Fiscalía e hizo caso omiso de la solicitud planteada en su momento por la defensa del encartado.

Si bien los 14 años serían el tiempo máximo que el obrero podría permanecer tras las rejas, su abogado defensor podría presentar un revisión de condena en los próximos días, entendiendo que el trabajador de la construcción confesó el delito por el que se lo imputada y además de mostrar su arrepentimiento, su asesor letrado podría apelar nuevamente al artículo 41.

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios