Ocurrió en el cementerio de Río Gallegos.

 El nicho tiene una puerta vidriada con cerradura y la misma había sido forzada. En el nicho, familiares del hombre fallecido, como era fanático de los Ford Falcón, le habían colocado dos autos hechos a escala, traídos de Buenos Aires, algunas artesanías y una luz que se prendía de noche.
Un vecino de Río Gallegos, Fernando, denunció que forzaron la cerradura y sustrajeron elementos que le habían dejado a su padre en el nicho, quien murió hace poco tiempo y cuyo cuerpo descansa en el cementerio de esa localidad.

Los familiares se turnan para ir al lugar, limpiarlo y visitarlo. El nicho vandalizado se encuentra en el ala nueva, en la planta alta, en un sector inaugurado hace poco tiempo.

El sábado a la tarde el hermano de Fernando se acercó al lugar y lo llamó rápidamente al encontrarse con que habían robado pertenencias del nicho.


“Tiene un nicho marmolado con objetos llamativos, pero no ostentosos”, dijo el vecino a través de Tiempo FM. Contó que el nicho posee una puerta vidriada con cerradura y la misma había sido forzada.

“No me voy a poner en contra de los empleados del municipio, pero la ciudad ha crecido, el cementerio también y hace falta reforzar la parte de seguridad”, expresó Fernando, indignado por lo ocurrido y resaltando que “uno pierde un familiar y lo último que quiere es que descanse en paz”.

Su padre era fanático de los Ford Falcón y en el interior le habían colocado dos autos hechos a escala, traídos de Buenos Aires, algunas artesanías y una luz que se prendía de noche.


No es la primera que vez que notan algunas alteraciones en el lugar, por lo que consideraron que no es un caso aislado, según informó Tiempo Sur.

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios