Se trata de Victoria y Picuntureo, los dos sujetos que tenían un machete y que fueron detenidos por la Policía antes de atacar a un fletero por una deuda monetaria.

 Tras la indagatoria, la Justicia ordenó que sigan alojados en la Comisaría Cuarta.

Dos peligrosos delincuentes continuarán tras las rejas, por lo menos, durante los próximos diez días hábiles, por una causa de amenazas calificadas que se registró en horas de la tarde del sábado en el estacionamiento de un conocido hipermercado de la ciudad capital.

Se trata de Victoria y Picuntureo, unos malvivientes que ya han tenido roces con la Justicia y que, incluso, el segundo ya estuvo condenado por un delito grave.


Cerca de las dos de la tarde del domingo, el personal de la Seccional Cuarta de Policía trasladó a los imputados de la dependencia policial a las instalaciones del Juzgado que instruye la causa.

No fue hasta entrada la noche de anteayer cuando los malvivientes fueron nuevamente alojados en la Comisaría, por determinación del magistrado interviniente. Si bien se desconoce si los hombres contaron su versión de los hechos o si usaron su derecho a no declarar.

Lo cierto es que ahora la Justicia continuará juntando pruebas y, por lo menos, por los próximos diez días hábiles, los imputados continuarán detenidos. Cumplido ese plazo legal, se determinará si procesan o no a los malvivientes y si será con prisión preventiva o no.

Por otro lado, fuentes policiales consultadas por La Opinión Austral, indicaron que el personal de la Seccional Cuarta entrevistó el hombre amenazado y le comentó la situación a la que estuvo expuesto.

Según indicaron desde la Policía, el damnificado de profesión fletero no pensó que la situación iba a pasar a mayores, y dijo que él se enteró de lo sucedido debido a la repercusión que hubo a través de los portales de noticias y las redes sociales.

Cabe recordar que La Opinión Austral Online publicó el momento en el que los malvivientes eran reducidos, por lo que el fletero podría haberse enterado de la situación a través de ese medio.

Un pan y mil pesos

El desencadenante de lo que podría haber sido un caso grave, hasta incluso fatal, es casi irrisorio. Según las testimoniales todo comenzó hace unos días cuando el fletero quiso ser bueno e iba a comprarle un pan a uno de los agresores.

Uno de los ahora detenidos se encuentra en situación de calle y anda vendiendo pan con el fin de “ganarse el mango”, pero esta vez pecó de avaricia cuando el fletero le compró un pan con mil pesos. El hombre, en vez de darle el vuelto, decidió alejarse del lugar raudamente.


 
A partir de esto, el damnificado realizó una publicación en la red social Facebook “escrachando” al vendedor de pan para que le devuelva el dinero. Lejos de eso, el agresor comenzó a intimidarlo a través de mensajes privados y ambos se invitaron a pelear en el estacionamiento del HiperTehuelche emplazado en la esquina de Gregores y Liniers.

Allí Victoria y Picuntureo llegaron en estado de ebriedad y con tres machetes a bordo de un Citroën C4. Fue un vecino que los vio armados y decidió llamar a la Policía para que la situación no pasara a mayores.

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios