Se pudo tener acceso a la denuncia que pesa en su contra, así como a una serie de testimonios de los protagonistas en este intrincado caso.

El funcionario fue preventivamente “apartado” de la Defensoría. Se le halló material de niñas a las que fotografiaba desde su vivienda. Hay indignación porque el sujeto es primo de una Jueza, que fue recusada y tras ella todos los secretarios se excusaron de investigar.

La denuncia fue radicada el 27 de octubre en la Comisaria de Puerto Santa Cruz, por parte de quien hasta entonces era la pareja del joven de 29 años que se desempeña como funcionario del Poder Judicial en la Defensoría de esa pequeña localidad.

En rigor, la denuncia fue radicada por violencia doméstica, luego de un episodio que se habría desencadenado en la pareja la noche anterior, cuando la muchacha habría intentado hacerse del material que el sujeto habría guardado celosamente. Según dijo la chica, horas antes había descubierto que su novio poseía una cámara fotográfica, memorias y discos externos con profuso material fotográfico tomado a niñas que jugaban fuera del Gimnasio Municipal, pero también, en otras carpetas, dijo haberse topado con material de sexo explícito bajado de internet entre adultos y niños. Lo más curioso del caso y que habría obligado a la joven a contar lo que vio e intentar hacerse de alguna prueba fue que entre las fotografías tomadas por su pareja estaba la hija de una alta funcionaria de la Defensora de Puerto Santa Cruz.

Tras haber tenido acceso a la denuncia, TiempoSur dialogó con la joven que puso en alerta a esa comunidad. Desde su denuncia, hay una seria de escraches virtuales en Santa Cruz y reclamos para que la justicia avance en dirimir si acaso existe un peligro real para la población infantil de esa comunidad santacruceña.

La mujer y el joven denunciado estuvieron dos años en una relación amorosa inestable. Según contó, él siempre fue muy celoso de sus asuntos personales “me decía que no andaba su Netbook, que no tenía pendrive, cosas así que yo veía que él si usaba” dijo.

El joven vive con sus padres y, de vez en cuando pernoctaba con él, pero era muy raro que quedara sola en la habitación hasta que un día “él bajó y se abrió una puertita del placard que me llamó la atención porque nunca la había visto abierta. Vi que tenía un estuche de una cámara de fotos y una memoria externa, un disco que nunca antes lo había visto. Me acerco, pispeo y lo escucho que viene por la escalera. Cuando vio la puerta abierta se puso blanco. Cerró la puerta y me pidió que baje” relató.

No pasó mucho hasta que ella pudo tomar contacto nuevamente con esos equipos en los que dijo haber encontrado fotos sacadas por esa cámara  de nenas y  adolescentes, muchas de ellas desde el ángulo de la ventana de su pareja, que da a una plazoleta del gimnasio municipal. “No eran fotos inocentes, todas hacían foco en la cola o partes así”, contó.

La muchacha habría podido llevarse una memoria, que luego colocó en su computadora, descubriendo que entre las carpetas de material había una que contendría sexo explícito entre adultos y niños de muy corta edad. Pedofilia, sin filtro, bajada de internet.

Al margen, la joven denunció haber encontrado fotos sacadas por un celular y en las que pudo reconocer a la hija de una funcionaria con rango superior en la Defensora del Menor de Puerto Santa Cruz. Previo a la denuncia, se sabe que la joven acudió a la Defensora y le presentó este material. Esto, también pudo ser chequeado por este diario, ya que incluso parte de ese material fue aportado en la denuncia.

 Sin embargo, la denuncia es principalmente por violencia doméstica, ya que cuando la joven quiso sacar ese material la madrugada del jueves 27 de octubre, lo hizo en medio de una feroz pelea con su pareja y, según relató, hubo golpes. “Me puso el brazo en el cuello, creí que me moría, me arrastró por la escalera. Yo lo mordí para defenderme”, indicó la muchacha, que 24 horas después de su denuncia penal recibió una contradenuncia por las lesiones que ella misma habría provocado en su defensa.

Testigos que estuvieron en la comisaria la mañana siguiente dijeron que la joven recibió decenas de llamados desesperados del muchacho. En el lugar, la defensora del Menor se hizo presente y también habría escuchado, en altavoz, como el sujeto aparentemente clamaba por no ser delatado. “No me hagas esto, mi vieja no lo va a soportar, me voy a tener que matar” le habría dicho.

Se sabe que en la denuncia hay material aportado por la denunciante que habló con este diario, y que hubo una suerte de allanamiento en la casa del sujeto, aunque sin presencia de funcionarios judiciales. Al no haber querellante, no hay un seguimiento estricto del caso. A esto se suma la suspicacia que genera el hecho de que el denunciado sea primo de una jueza de Puerto Santa Cruz, sobre quien se pidió la recusación. Lo curioso, es que luego de que esto sucediera, al menos dos secretarios que pudieron subrogarla en la pesquisa, decidieron apartarse, pero se desconocen sus argumentos.

Se sabe que el denunciado fijó domicilio y que fue trasladado provisoriamente por el Poder Judicial a cumplir funciones al Juzgado de Paz de esa localidad.

En cuanto a la denuncia por violencia de género, la muchacha vino a ratificarla a la OVD de esta capital riogalleguense, y hoy cuenta con una medida de restricción de acercamiento en contra de su ex. Empero, nunca fue citada a ratificar su acusación por la posesión del material presuntamente pedófilo.

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios