Los hechos están a la vista, simplemente con recorrer los yacimientos uno puede advertir la desidia que demuestra SINOPEC en Santa Cruz.

Es realmente alarmante el estado en que se encuentran las instalaciones de superficie de la empresa de bandera china en nuestra provincia. El daño al medio ambiente se sigue extendiendo y profundizando. Esta situación pone en riesgo la seguridad de los trabajadores petroleros y de toda la comunidad. Además, afecta seriamente el desarrollo de la actividad, lo que deriva en una caída de producción y un desplome dramático de las reservas.

La negligencia y dejadez de SINOPEC es notoria. Muchos pozos se encuentran abandonados o a la espera de una reparación que nunca llega. Las cañerías y maquinarias se encuentran arrumbados u oxidados. Todos los días se producen pérdidas de petróleo, aguas y minerales que contaminan el suelo. Muchos caminos se encuentran intransitables o en desuso. Faltan tapas protectoras en piletas recuperadoras que permitan evitar derrames o accidentes. Y muchas de las áreas de actividad son utilizadas como basurales clandestinos donde se depositan desechos tóxicos.

La empresa tiene como política la de producir con la menor cantidad de trabajadores posibles, por eso baja cuadrillas, no invierte, no repara y aprovecha la pandemia para producir con guardias mínimas. La falta de personal es un riesgo de seguridad y un atentado a la actividad.

No es algo nuevo lo que digo, desde hace mucho tiempo venimos denunciando a la operadora china por la falta de inversión y por el daño ambiental que viene provocando en nuestra provincia. Todas esas denuncias fueron públicas y se realizaron ante la justicia y las autoridades ministeriales correspondientes. Es más, fuimos hasta la Legislatura a presentar nuestras denuncias. Lamentablemente nunca hemos obtenido demasiadas respuestas satisfactorias.

Los informes que hemos ido presentando desde el gremio han sido desalentadores. La desinverción de SINOPEC es una realidad, y una política que llevó a la práctica desde el momento exacto en que tomó posesión de las áreas a explotar. Sin razón, justificación, y violando los pliegos de concesión la operadora se dedicó a bajar equipos de perforación, canceló nuevas explotaciones, disminuyó sistemáticamente la producción e incumplió normas ambientales elementales.

Y todos los que estamos en la industria petrolera sabemos que, si se deja de perforar en los yacimientos como los que opera esta firma, se termina con la actividad del yacimiento. La compañía nunca deja de mentirle al pueblo santacruceño y de generar un abandono pocas veces visto en la industria de nuestro país. Hoy, SINOPEC, tiene el inventario de reservas de combustibles más bajo desde el inicio de sus actividades en la provincia, sus reservas cayeron más del 65 por ciento. Queremos evitar que se repita en nuestra tierra lo que esta empresa hizo en Chubut, donde abandonó los yacimientos después de explotarlo en beneficio sólo de ellos, sin invertir o dejar ningún capital o recurso a los chubutenses. En 2011 SINOPEC producía en Santa Cruz más de 2.100.000 m3, hoy apenas se llega al 50% de esa producción.

REALMENTE DUELE LA IRRESPONSABILIDAD DE SINOPEC

Desde el Sindicato Petrolero y Gas Privado de Santa Cruz seguiremos denunciando públicamente y ante la justicia las irregularidades que comete esta empresa. Vamos a reclamar en el Ministerio de Trabajo de la Provincia y de la Nación las acciones pertinentes que permitan proteger las fuentes de trabajo, la seguridad de las y los santacruceños, y los recursos de Santa Cruz. La solución está en manos de las autoridades provinciales, son ellos los que, a través del Ministerio de Economía, el Ministerio de Producción, el Instituto de Energía, la dirección de Medio Ambiente deben dar respuesta. Con los gremios acompañando, colaborando y siendo parte en la toma de decisiones. Solamente trabajando juntos podremos encontrar medidas que nos permitan salir de esta crisis.

Si de nuestro sindicato dependiera, las áreas ya no serían de la operadora china. Es preciso que el gobierno provincial ponga en marcha los mecanismos de control de las inversiones y compromisos firmados por las operadoras al momento de recibir las concesiones. En el caso de SINOPEC, insistimos, debería revertir de inmediato las áreas concesionadas. Si las operadoras instaladas no cumplen, seguramente habrá otras empresas en condiciones de hacerse cargo de extraer de nuestro subsuelo esa gran riqueza.

Antes de la crisis, SINOPEC abusaba de su posición, hoy con esta crisis provocada por la pandemia, por la caída del mercado, por no haber precio, por la caída del consumo, el abuso es mucho peor. Y no lo vamos a permitir. Reclamamos que se reactiven cuadrillas, que el personal que cumple funciones en el campo sea rotado y que se cumpla con la asignación de tareas prevista en el Convenio Colectivo de Trabajo y en los pliegos de concesión.
Fuente: Rafael Güenchenen

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios