Sin demostrar vergüenza y con una cara inmutable el Intendente de Pico Truncado Osvaldo Maimo se sumó a la caravana petrolera por los despidos del sector.


El Intendente Maimo que no se asomó ni a la puerta de la municipalidad durante los reclamos de los trabajadores municipales que el despidió, ahora se suma al reclamo petrolero por los posibles despidos en esa actividad.

En una clara intencionalidad de “rapiñar” políticamente algún rédito y aparentemente sin ningún tipo de asesoramiento el Intendente de Pico Truncado, que envió a reprimir y persiguió a un grupo de trabajadores municipales que el mismo despidió, ahora dice estar preocupado por el anuncio en la reducción de actividad por parte de la empresa SINOPEC que traería aparejado el despido de cuatrocientos trabajadores.

El dirigente gremial Claudio Vidal, responsable de la convocatoria, aseguro: “Estamos peleando por 400 familias petroleras y por el sostenimiento de los puestos de trabajo, y el resguardo de la economía general de la provincia”.

Ahí en el medio apareció Maimo de colado en la caravana y haciéndose el preocupado por los despidos de los trabajadores.

En el olvido parece haber quedado la mañana de ese miércoles del pasado mes de marzo cuando trabajadores municipales despedidos se encontraron con Osvaldo Maimó, quien del “susto” tuvo que subirse a una escalera, escaparse por el patio de un vecino para terminar refugiándose en una camioneta.


O aquel día cuando alrededor de 60 trabajadores que se encontraban reclamando en las puertas de la municipalidad de Pico Truncado pidiendo por su reincorporación, luego del despido decretado por el intendente Osvaldo Maimó, terminaron siendo reprimidos por el cuerpo de Infantería que se encontraba apostado en el lugar.


Maimo que en días pasados ordeno mediante una circular  prohibir el ingreso a los representantes de los Gremios a los distintos lugares de trabajo, excepto los que estuvieran "Autorizados" por su Jefe de Gabinete Rodolfo Marcilla, acción esta comparable a otras similares ejercidas por militares durante sus gobiernos de facto.


Al Intendente Osvaldo Maimo habrá que recordarle que la calidad bien entendida comienza por casa y que si quiere enarbolarse como la nueva bandera en la lucha contra los despidos que “comience predicando con el ejemplo”.

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios