Cinco aerolineas pidieron rutas de cabotaje e internacionales, que se debatiran en audiencia publica a fines de este mes.

  Entre ellas esta FlyBondi, una linea aerea de bajo costo que pidio 99 rutas nacionales e internacionales.
Entre los destinos locales esta Comodoro Rivadavia, El Calafate y Rio Gallegos. La misma operaria con base en el Aeropuerto de Palomar.

Cinco compañías aéreas solicitaron formalmente autorización para operar rutas de cabotaje e internacionales, pedidos que serán debatidos en una audiencia pública a fines de diciembre.

Las rutas fueron solicitadas por Andes Líneas Aéreas, American Jet, Alas del Sur, Avian Líneas Aéreas y FB Líneas Aéreas -conocida como FlyBondi-, publicó la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) en el Boletín Oficial.

Será la primera vez, desde 2005, que se concretará una audiencia pública para la adjudicación de rutas y en caso de cumplir con todos los requisitos técnicos y operativos, las empresas podrían comenzar a cubrir las rutas solicitadas en unos seis meses.

La única de ellas que ya realiza vuelos regulares de cabotaje es Andes Líneas Aéreas, que solicitó cuatro rutas dentro del país y tres internacionales, a Lima (Perú), Santiago (Chile) y San Pablo (Brasil).

Las otras cuatro compañías no realizan operaciones actualmente en el país, a excepción de American Jet, que comercializa vuelos no regulares o chárteres aéreos con base en Neuquén, y otros en el norte, contratada por empresas mineras.

Avian Líneas Aéreas, filial local de la colombiana Avianca, solicitó rutas a ciudades del Litoral, del Sur y del Centro del país, todas con base en Buenos Aires y dos internacionales: a Porto Alegre (Brasil) y Montevideo (Uruguay).

La firma no solicitó rutas con origen o destino en Tucumán, pese a que el titular de la misma, Germán Efromovich, firmó un acuerdo con el gobernador de Tucumán, Juan Manzur, para operar con base en esa provincia con una inversión de US$ 80 millones, en tanto que el gobierno tucumano le garantiza el 65% de ocupación de esos vuelos.

Alas del Sur es una empresa patagónica que solicitó operar vuelos no regulares y 21 rutas regulares, todas con Córdoba como origen y varias escalas en ciudades intermedias para unir diferentes puntos de cabotaje.  De las 21 rutas solicitadas, 9 son internacionales: a Miami (EE.UU.), vía Lima; Miami con escala en Asunción (Paraguay); Miami vía Santiago de Chile; Santa Cruz de la Sierra (Bolivia); a Río de Janeiro (Brasil), vía Porto Alegre y San Pablo; Punta del Este, con escala en Montevideo; Roma (Italia), con escala en Barcelona, y, la más ambiciosa, Shanghai (China), vía Los Angeles (EE.UU.).

En tanto, American Jet pidió 13 rutas con base en Neuquén, siete internacionales, a Bolivia, Chile, Brasil, Uruguay y Paraguay. Y a un destino argentino para el cual es necesario un acuerdo negociado con el Reino Unido: las Islas Malvinas.

La quinta compañía es FB -o FlyBondi-, cuyo proyecto es operar como aerolínea de bajo costo y solicitó 99 rutas, con base en el aeropuerto de El Palomar.

De estas 99 rutas, 56 de ellas corresponden a destinos en el país como Córdoba, Rosario, Salta, Mendoza, Río Gallegos y El Calafate, y 43 a internacionales que incluye a diversas ciudades de América del Sur, la mayoría de Brasil, pero también algunas de Bolivia, Ecuador, Perú, Uruguay, Chile, Venezuela.

Superada la instancia de la audiencia pública, la aerolínea ya planea comenzar las conversaciones con los gremios. “La idea es tener la empresa lista en el tercer trimestre de 2017” sostuvo Julián Cook, CEO de FlyBondi.

El ejecutivo, un suizo que fundó en 2003 la compañía aérea FlyBaboo en Ginebra y que hasta que llegó a la Argentina era director de GE Capital Aviation Services, se juntó a Gastón Parisier, socio de BigBox, con la idea de volver sobre un viejo proyecto que en 2008 quedó archivado. “Las condiciones han cambiado y creemos que ahora podemos generar una empresa de bajo costo en el país”, dijo Cook.

Una de las novedades de la empresa es que evita Aeroparque y utilizará la base aérea El Palomar, en Morón. Incluso habían evaluado la posibilidad de operar desde La Plata, pero esto finalmente quedó descartado.

La idea de Palomar no es sólo por una cuestión de costos con la concesionaria, sino que se trata de que la compañía necesita autoprestarse, al menos por ahora, el servicio de rampas que en forma monopólica ofrece la estatal Intercargo. Dice que no hay tantos problemas en los costos de los servicios sino en la imposibilidad de convalidar los tiempos de la empresa.

Según datos de operación, desde que un avión aterriza hasta que está en condiciones de despegar corren entre 40 y 50 minutos. Y pese a que la actual gestión bajó a ese tiempo de los alrededor de 70 minutos que se tardaba, por caso, el año pasado, FlyBondi necesita realizar esa posta en no más de 30. “Es la única manera de que los costos nos den”, explica el empresario.

Ya avanzan también las negociaciones con los fabricantes de aviones buscando decidir entre dos opciones: Airbus 320 de 180 asientos o los Boeing 737 800 de 189 asientos.

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios