El petróleo termina 2016 con un fuerte repunte gracias al histórico acuerdo para recortar la producción, que deja atrás la debilidad vivida en gran parte del año, con un barril de Brent que llegó a estar por debajo de los 28 dólares.


El barril de crudo Brent, de referencia en Europa, cerró hoy en el International Exchange Futures de Londres, en el último día laborable del año, en 56,82 dólares, un 1,21% más que al término de la sesión anterior y su máximo en 2016, en el que se ha revalorizado un 52%.
Por su parte, el barril de petróleo intermedio de Texas (WTI), de referencia de Estados Unidos, cerró en 53,72 dólares el barril, con un avance acumulado del 45% durante este año.
El petróleo ha consolidado su tendencia al alza durante este diciembre que termina, después del histórico acuerdo al que alcanzaron el pasado 30 de noviembre los Países Exportadores de Petróleo (OPEP) para reducir la producción.
A principios de año, el oro negro bajó a niveles no vistos en muchos años, al tocar el Brent, el 20 de enero, el mínimo de 27,10 dólares, un año y medio después de que el barril alcanzase una cotización -en agosto de 2014- de 110 dólares el barril.
Aunque la falta de acuerdo de los productores para recortar el bombeo fue la principal razón de la debilidad de los precios, otros factores también influyeron, como las turbulencias financieras por la que atravesó China a principios de año y la competencia del crudo no convencional, sobre todo el esquisto, extraído mediante la tecnología de la fractura hidráulica (“fracking”, en inglés).
Los mercados reaccionan con nerviosismo a principios de año por temor a una caída en el crecimiento chino, algo que podía afectar a las importaciones del segundo consumidor mundial de crudo.
Este ha sido un año de tirantes y difíciles negociaciones entre los principales productores por sus continuas negativas a recortar la producción a fin de apuntalar unos precios muy bajos y que castigaron a la industria energética, como ha sido el caso del norte de Escocia, cuyos principales ingresos proceden de la explotación del oro negro del mar del Norte.
El pasado abril, los grandes exportadores intentaron, sin éxito, en Catar acordar medidas para empujar los precios al alza, pero la reunión terminó sin un compromiso concreto.
El punto de inflexión llegó después de que la OPEP acordase el 30 de noviembre reducir la producción de crudo y comunicaron que fijarían un máximo de 32,5 millones de barriles diarios.
A esa decisión se sumaron los países ajenos a la OPEP al comprometerse también a reducir el bombeo de crudo. En el caso de Arabia Saudí, el mayor productor de petróleo del mundo, se ha comprometido a recortar casi 500.000 barriles diarios a partir de este domingo -1 de enero-, mientras que los productores ajenos a la OPEP indicaron que pueden reducir la producción en 558.000 barriles diarios.
El pacto OPEP/No OPEP es la primera medida conjunta desde 2001 y fue tomada después de más de dos años de precios muy bajos.

Mercado interno
Cabe recordar que el ministro Juan José Aranguren ratificó su decisión de ir bajando gradualmente el precio sostén que tiene el precio del barril, para Santa Cruz, en 54,90 dólares, contra los 49,80 dólares que estaría recibiendo si el valor ya se hubiera unificado con el mercado internacional.
Esta unificación está prevista que culmine en julio del próximo año, aunque el funcionario prometió un “piso” de 55 dólares, valor que –en rigor de verdad- se refiere al petróleo de mejor calidad, algo que no ocurre con Santa Cruz ya que el crudo Cañadón Seco se cotiza internacionalmente a valor del Brent-7.
Si bien el repunte es alentador, la Provincia necesita que el crudo internacional supere los 60 dólares para mantener los pronósticos realizados en el Presupuesto 2017, recientemente aprobado, dónde se estimó un barril a 55 dólares y un dólar promedio para el año a 17,92 pesos.

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios