En Caleta, igual que en Gallegos, grupos de empleados públicos se manifestaron por la desidia de los gobernantes en la CSS.

Entre los manifestantes que se congregaron frente a la filial Caleta de la CSS, sobre calle Hermana Damevin, estaban Guadalupe Martínez y Omar Latini, quienes se sumaron a la autoconvocatoria de los empleados públicos para protestar por la situación. La protesta surgió en Río Gallegos.

"Exigimos que el Gobierno Provincial haga algo con respecto a esto", dijo Martínez, en diálogo con La Vanguardia del Sur. Y contó lo que, en realidad, ya todos los empleados públicos saben y padecen: en muchas farmacias hoy no hacen el descuento pertinente, "y para sacar derivaciones te dan vueltas, y eso que le sacan 1.200 pesos (descuento salarial) a cada afiliado", reprochó la mujer.

También Omar Latini, del PO, jubilado docente, acompañó la protesta. Remarcó que esta movida surge desde la capital provincial porque "hay un bebé de 20 meses con problemas y por quien se pide la derivación, aunque desde la Caja dijeron que recién dentro de una semana se determinará".

"Si a esto sumamos que se cortaron los servicios de las farmacias adheridas, e imponen un plus, ello marca un abandono total de la salud de todos los trabajadores", agregó.


Esta mañana fue la enésima protesta por la mala atención en la Caja de Servicios Sociales, y la primera del año 2017. Y, de acuerdo al panorama en esta entidad, parece que no será la última, si se observa que no hay posibilidades de mejora en esta obra social provincial.
Vanguardia del Sur.

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios