Luego de que el Ministerio de Energía y Minería recibiera 196 anteproyectos, por 35 mil MW, para el desarrollo de distintas variantes de generación térmica, actores del sector renovable consideran inoportuno que el país aumente la oferta eléctrica fósil. El sector hidroeléctrico reclama mayor inclusión.



Con el motivo de superar con éxito la situación de “crisis energética”, diagnosticada por el Ministerio de Energía y Minería, la cartera que conduce Juan José Aranguren decidió, por medio de la 34.834 la Resolución 420 – E/2016 de la Secretaría de Energía Eléctrica, convocar al sector privado para que elaboren pre-ofertas para ampliar el parque termoeléctrico argentino.

El número superó las expectativas: 196 anteproyectos para el desarrollo de diferentes tecnologías de generación térmica fósil que representan unos 34.834 MW Cuantos, poco más de los 33.400 MW con los que hoy cuenta Argentina en su parque eléctrico (de los cuales sólo están operativos 25.000 MW).

Según pudo saber energiaestrategica.com, el Gobierno nacional tendrá en cuenta estas ofertas para licitar, durante este 2017, entre 2.000 y 3.000 MW.

Esta intención genera apatía en el ámbito de las energías renovables. Actores del sector, sobre todo de los que ofrecen potencia firme como el biogás, la biomasa y la hidroeléctrica, objetan esta intención de la cartera de Energía y señalan que se debería profundizar sobre estas tecnologías limpias.

Uno de ellos es Guillermo Malinow, miembro del Comité Argentino de Presas (CAP) y uno de los expertos del país más reconocidos en materia de hidroelectricidad en la Argentina.

En entrevista para este portal, Malinow se refirió al respecto.

¿Qué opinión le merece a esta convocatoria del Ministerio de Energía?

Si la tendencia mundial está orientada a emplear cada vez más energías renovables, sean éstas convencionales (hidroeléctrica) o no convencionales (eólica, solar, biomasa, mareomotriz, geotérmica, etc), para ir disminuyendo el uso de tecnologías que emplean combustibles fósiles y reducir así la emisión de gases nocivos para la atmósfera, esta medida surge “a priori” que iría a contramano.

Se puede admitir sólo un porcentaje menor de tal oferta recibida teniendo en cuenta el estado crítico en que se encuentra el parque argentino de generación para cubrir la demanda eléctrica hasta tanto puedan ir entrando en servicio otras centrales eléctricas que empleen recursos renovables. Ello solamente dados, por un lado el menor tiempo de construcción y puesta en servicio y, por el otro, los menores costos iniciales de inversión.

Cabe mencionar que los organismo internacionales de financiación, que habían propiciado en los años ’90 el desarrollo de las centrales eléctricas que emplean hidrocarburos en desmedro de las centrales hidroeléctricas, revirtieron ese criterio en vista de los daños provocados al medio ambiente por las emisiones de gases de efecto invernadero.

¿Consideran que hay voluntad del Ministerio de Energía para desarrollar proyectos hidroeléctricos?

El primer aspecto a tener en cuenta es que la energía hidroeléctrica es renovable por definición porque aprovecha la energía de un salto de agua, que es un recurso natural por antonomasia, sin modificar su cantidad ni calidad.

Esta aclaración tiene que ver con la confusión creada a partir del texto de la ley nacional 27.191, el cual define las energías renovables incluyendo a los aprovechamientos hidroeléctricos de hasta 50 MW. En el imaginario colectivo quedó la idea de que los aprovechamientos hidroeléctricos de potencias mayores no serían considerados dentro de las energías renovables. Entonces para referirnos con propiedad, las centrales hidroeléctricas deben ser consideradas dentro del conjunto de energías renovables, en este caso como energías convencionales, sin limitación de la potencia del equipamiento instalado.

La decisión del Ministerio de Energía y Minería de crear una Subsecretaría de Energía Hidroeléctrica hace pensar que hay voluntad para desarrollar proyectos hidroeléctricos.

¿Evalúan que podría lanzarse una convocatoria similar a la termoeléctrica pero para proyectos hidroeléctricos?

Nuestro país tiene una cantidad importante de proyectos hidroeléctricos elaborados en los años ’70 y ’80 por las ex agencias estatales Agua y Energía Eléctrica e Hidronor. Es el Estado quien tiene que tomar a su cargo la revisión y actualización de los mismos de acuerdo a criterios técnicos y al estado del arte en la materia.

Una vez concluida esta etapa, disponiendo del proyecto licitatorio, recién se puede hacer una convocatoria para atraer inversión privada interesada en construir y explotar tales emprendimientos. Como el tiempo de maduración de estos proyectos es entre 8 a 10 años, habría que evitar demoras y tratar de recuperar tiempos perdidos.

Además de las represas de Santa Cruz y Chihuido, ¿cuáles son los proyectos hidroeléctricos en etapa de mayor avance para su construcción?

Los proyectos hidroeléctricos más comentados por los medios periodísticos son efectivamente los aprovechamientos Néstor Kirchner y Jorge Cepernic (1350 MW), sobre el río Santa Cruz, en la provincia de Santa Cruz, y Chihuido I (637 MW) sobre el río Neuquén, en la provincia del Neuquén.

Si bien existen varios emprendimientos en etapa avanzada de proyecto, se tiene conocimiento que a cargo de la Subsecretaría de Recursos Hídricos, Ministerio del Interior y Obras Públicas, se impulsan los aprovechamientos Portezuelo del Viento (216 MW), sobre el río Grande, provincia de Mendoza y El Tambolar (70 MW), sobre el río San Juan, provincia de San Juan, entre otros.

También y a cargo de la Entidad Binacional Yacyretá, de manera conjunta entre Argentina y Paraguay, se está avanzando con los proyectos para la construcción de la Central Hidroeléctrica Aña Cuá, sobre el vertedero de la presa en el brazo del mismo nombre, y para la ampliación de la actual Central Hidroeléctrica Yacyretá (375 MW que deberían dividirse con el Paraguay).

Hay mucho por hacer en esta materia si la decisión del Gobierno actual es impulsar el empleo de las energías renovables para poder reconvertir en el largo plazo la matriz eléctrica argentina.

Fuente Energia Estrategica

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios