La noticia de la postura de la Cámara Argentina de Empresarios Mineros

Trascendió en los medios del sector en la tarde de ayer y rápidamente desde el gobierno se hizo saber el malestar por esta “filtración” a la que se consideró “tardía” ya que los representantes de las provincias y el gobierno nacional hacen cinco meses iniciaron su elaboración.

Si bien los funcionarios consultados no quisieron hacer declaraciones oficiales, la nota en cuestión se tratará hoy en la reunión del COFEMIN que comienza a las 10 hs en la Secretaría de Minería de la Nación, para tratar la redacción final del NAFM.

La nota que recorrió los pasillos oficiales aparecía firmada por el Presidente y Secretario de la CAEM, Marcelo álvarez y Ricardo Zarandon, respectivamente.

La nota será leída y abordada en la sesión de hoy donde las 23 provincias y el Estado nacional poseen un voto cada uno, lo que decidirán si dan lugar o no a los planteos “inoportunos y tardíos” que responde más “a una interna dentro de los empresarios y la cámara” a entender de alguna autoridad.

La nota conocida señalaba que “En primer lugar, agradecemos la deferencia de haber compartido el mencionado documento y aprovechamos para hacerles llegar nuestros comentarios sobre el mismo y sobre el contexto general de la industria. De acuerdo a lo solicitado, adjuntamos el borrador del Nuevo Acuerdo Federal Minero, con nuestro análisis resaltado para facilitar la identificación de las modificaciones y sugerencias.

Sin perjuicio de los comentarios específicos que hemos expresado en dicho documento, entendemos que este Nuevo Acuerdo Federal debería contener el espíritu del original, que sentó las bases para el marco normativo actual y permitió la llegada de la pionera inversión minera al país y el consecuente desarrollo del sector. Dicho acuerdo fijaba la necesidad de mantener estables y uniformes las reglas de juego en todo el territorio de la Nación, ya que asumía -acertadamente- que se trataba de atraer inversiones de alto riesgo y de largo plazo de recupero.

Esta nueva versión, sin embargo, en el punto XII de los Antecedentes, Consideración y Premisas, deja sin sustento al necesario marco de estabilidad y uniformidad al librar el desarrollo de la actividad a la modalidad que cada una de las partes considere más adecuada. Creemos que para ser creíbles frente al mundo, las partes deben honrar sin cortapisas las obligaciones que asumen. De otra manera, no se logrará crear el entorno de seguridad y uniformidad de reglas requerido para atraer la inversión que tanto necesita el país para su desarrollo.

Estamos convencidos de que el eje de la discusión debe ser la “competitividad”, que nos haga más atractivos para la inversión y nos ponga en un relativo pie de igualdad con nuestros más próximos competidores, Chile y Perú, respecto de los cuales hoy nos encontramos en desventaja.

Por lo anterior, se debería trabajar en la búsqueda de mecanismos que permitan adecuar la presión tributaria y los costos totales para la inversión. Asimismo, consideramos importante tratar temas como productividad laboral y costos logísticos, entre otros, que no vemos reflejados en el presente borrador. En este sentido, y con el objetivo de abrir la discusión sobre estas relevantes cuestiones que apuntan a consolidar un marco apropiado para el desarrollo, adjuntamos un estudio de competitividad, realizado por la consultora ABECEB, que describe la problemática y ha servido de base para nuestra propuesta.

También queremos transmitirle, y por su intermedio al COFEMIN, que CAEM ratifica su compromiso de impulsar el crecimiento del país y es con ese espíritu que le acercamos nuestra visión y aportes. Por ello, reiteramos el compromiso asumido a principios del año pasado:

Apoyamos la revisión del sistema tributario para darle una adecuada participación a las provincias, dueñas de los recursos mineros, que genere uniformidad impositiva entre las mismas, y que sea atractivo y entendible para los potenciales inversores.

Alentamos a resguardar y respetar la Ley de Inversiones Mineras hoy vigente y su principal instituto: la Estabilidad Fiscal.

Abogamos por un sistema que devuelva la competitividad y credibilidad internacional que necesitan el país y las provincias para recibir inversiones productivas.

Nos oponemos abiertamente a sistemas regresivos que graven las ventas, ya que ello redunda en detrimento de la recaudación final y de la atracción de inversiones que incrementen la base de proyectos que puedan tributar a los Fiscos.

Proponemos un sistema como el utilizado en varios de los principales países mineros de la región con los que competimos en la atracción de inversiones, que:

    Acompañe la contribución en función de los ciclos de precios internacionales;
    Apunte a la construcción de una curva de carga fiscal progresiva sobre las utilidades;
    Se formule de manera consensuada con el sector empresario, a fin de preservar un ambiente competitivo para las inversiones de largo plazo.

Apoyamos más y mejores controles por parte de los Estados, ya que estamos comprometidos con una minería responsable, respetuosa del ambiente y el desarrollo de las comunidades, llevada a cabo con transparencia.

El borrador allegado no especifica su alcance. Las observaciones aquí plasmadas fueron hechas exclusivamente desde la perspectiva de la minería metalífera. Oportunamente haremos llegar los comentarios correspondientes de la minería de segunda y tercera categoría.

Desde ya, estamos dispuestos a seguir trabajando para lograr un Acuerdo que cuente con el necesario consenso de todos los involucrados en la actividad y que sea un aporte real para mejorar la competitividad del país en el sector, lo cual redundará en inversión genuina, puestos de trabajo y mayor bienestar para todos los argentinos”.

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios