La oferta de combustibles en el mercado local sumará a partir de mañana, unos 1.000 millones de litros de gasoil y naftas de distinta calidad por año.

Con la entrada en funcionamiento de la nueva Planta de Coque que YPF construyó en el Complejo Industrial La Plata, informaron fuentes de la empresa. El proyecto es importante para la cuenca San Jorge, ya que según se anunció en distintas oportunidades desde el Ministerio de Hidrocarburos de Chubut y por parte de la misma compañía, el nuevo complejo tendrá capacidad para procesar alrededor de la mitad del volumen de petróleo pesado (es decir, entre 2.700 y 3.000 metros cúbicos) que actualmente, por falta de mercado interno, se exporta desde Chubut.

Según se informó  tiempo atrás desde la cartera provincial, la posibilidad de procesar  el crudo Escalante permite obtener un mayor precio, ya sea a través del combustible líquido o para su uso como materia prima para la elaboración de fuel oil, un insumo de alta demanda por usinas de generación de energía eléctrica.

El combustible adicional, que representa un aumento cercano al 5 por ciento de la producción nacional anual, permitirá garantizar el abastecimiento de naftas en todo el país, pocos meses antes de que comience la próxima temporada estival.

La nueva planta de Coque se construyó en la Refinería La Plata y será inaugurada oficialmente en las próximas semanas por el presidente Mauricio Macri.

La construcción del nuevo emprendimiento industrial demandó una inversión de aproximadamente 1.000 millones de dólares.

Según los datos de la Secretaria de Energía de la Nación, en 2015 se produjeron un poco más de 20.564 millones de litros de gasoil y natas, por lo cual los aproximadamente 1000 millones que se agregarán gradualmente desde mañana representan un 5 por ciento del total del país.

Además, los 1000 millones de litros que se sumarán gradualmente al mercado de combustibles representan un importante incremento en la producción total anual de la petrolera estatal.

La nueva planta de Coque constituye la mayor inversión que se realizó en el Complejo de La Plata desde los años ´80 y principios de los ‘90, ocasión en la cual se levantaron otras unidades de procesamiento como el Coque B y el Cracking Catalítico.

Con la puesta en marcha formal del nuevo Coque se ampliará la capacidad de conversión, lo cual transformará la Refinería La Plata en “una de las más avanzadas del continente y del mundo”, consignaron desde la compañía.

A partir de las obras, que tendrá un fuerte impacto en el procesamiento de crudo y la capacidad de producción de naftas y gasoil en el Complejo, se reducirá las importaciones de combustibles líquidos.

La nueva unidad de Coque promoverá el craqueo de moléculas de hidrocarburos pesados (de alto peso molecular) a través de ciertas condiciones de proceso (más de 500° C) y suficiente tiempo de reacción (24 horas en cámaras) para convertirlos en Gas Licuado de Petróleo (GLP), naftas, gasoil y gasoil pesado.

La planta reemplazará –en parte- a la unidad que se incendió el 2 de abril de 2013, cuando se produjo un intenso y trágico temporal que afectó las ciudades de La Plata, Berisso y Ensenada.

Las cifran formales exhiben la real dimensión del emprendimiento: se generó empleo directo e indirecto para 1800 personas, se utilizaron 22.000 m3 de hormigón (casi lo mismo que un edificio de 35 pisos), 4.100 toneladas de estructuras metálicas y unos 500 kilómetros de cables.

Fuente El Inversor Energético.

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios