En Neuquén y Río Negro unas 10 compañías llevan adelante un programa de ordenamiento que, entre otras medidas, apuntan al control de los “tiempos muertos”.

 Con esa consigna, hay firmas que aumentaron hasta un 50% su rendimiento, en el marco de la búsqueda de eficiencia en la industria petrolera. Sumado a los cambios que se discuten en el Convenio Colectivo de Trabajo, se apunta a lograr un costo de extracción por barril debajo de los 35 dólares por unidad.

Los cambios son encabezados por YPF, en sintonía con el Ministerio de Trabajo de la Nación y hasta el Sindicato de Petroleros Privados de Río Negro, Neuquén y La Pampa, que preside el senador del MPN, Guillermo Pereyra.

PozooSegún un informe publicado por La Mañana de Neuquén, el programa no se trata de reducción de personal, sino de la optimización de tareas, más bien de corte doméstico. Y las empresas de la cuenca neuquina y rionegrina ya se pusieron a disposición y bajaron entre un 20 y un 40 por ciento el ‘tiempo muertos’ en los yacimientos y hubo una mejora en la productividad.

A través de este mecanismo, según la publicación, se busca evitar los despidos a través de cambios en el sistema de gestión, que abarcan desde mejoras en el libro de compras hasta la revisión de los tiempos no productivos en los yacimientos.

El poder político de la provincia acompaña esa alternativa, traducida como un “ajuste blando”. El propio gobernador de Neuquén, Omar Gutiérrez, al hablar en la apertura de la reciente Expo Oil & Gas Patagonia 2016 celebrada en aquella provincia entre el 21 y 24 de septiembre, pidió cambios en los estatutos laborales del petróleo, como un paso más para amortiguar la crisis.

En ese contexto, YPF creó el programa “de Mejora de la Productividad en Neuquén”, coordinado por Hugo Diratchette, gerente de Planificación y Control de Compras de la petrolera estatal.

La experiencia la hicieron cinco empresas que prestan servicios de herramientas, obras terminadas y logística a los yacimientos en toda la región, con el apoyo de la Cámara Empresarial Industria Petrolera y Afines de Neuquén (Ceipa) y la Cámara Patagónica de Servicios Petroleros (Capespe).

La puesta a punto de los procesos en cada compañía se hizo con la ayuda del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI). En el caso de Neuquén, el Centro Pyme Adeneu y las cámaras empresariales en Río Negro y Neuquén y funcionarios del Ministerio de Energía de la provincia.

Fuente: La Mañana de Neuquén

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios