Cristian Trujillo de 34 años, fue condenado por los jueces provinciales de la Cámara Oral de la Primera Circunscripción.

Por los delitos de “Desobediencia –cinco hechos- en concurso real con amenazas –cuatro hechos- en concurso real con lesiones leves agravadas por violencia de género en concurso real con robo calificado por el uso de arma”. Trujillo ya había sido condenado el 26 de marzo del año 2003, a la pena de 15 años en orden al delito de: “Homicidio simple en concurso real con daño”.

Cristian Trujillo, fue juzgado y condenado la semana pasada, ante los jueces de la Cámara Oral de Río Gallegos, por una serie de hechos de “Violencia de Género” que se dieron de manera secuencial en el tiempo, luego de que recuperara su libertad condicional.

El expediente que se ventiló en la sala de audiencia, tiene como víctimas a Natalia, ángela y a Marcela. En el debate se conoció que Trujillo protagonizó 12 hechos en los que violó distintos dispositivos penales, a partir del 24 de agosto del año 2013.

Caso Natalia.

Hecho 1: Con fecha 24 de agosto del año 2013, a las 22:00 horas, se acercó a una casa de calle Onelli, vivienda de la mamá de su ex pareja Natalia., y le habría solicitado que hablara con su hija para que lo dejara ver a su hijo -que ambos tienen en común-, ante la negativa de la mujer, se alteró, diciéndole que entonces vería a su hija en Tucumán al fondo, cementerio, dichos por lo cual su ex suegra se sintió intimada.

Hecho 2: En igual fecha, se acercó a la casa de calle Ramón Lafuente, con intenciones de ver a su hijo, desobedeciendo una orden impuesta en los autos “Natalia/Cristian Trujillo/S medidas de abordaje intrafamiliar”, por parte del Juez Subrogante del Juzgado de Familia Nº1, de prohibición de acercamiento a una distancia no menor a los 300 metros respecto a su ex pareja e hijo.

Hecho 3: En fecha y hora indeterminada, pero durante el año 2013, se presentó en las inmediaciones del jardín Nº 41, donde concurre su hijo, incumpliendo de este modo la prohibición de acercamiento.

Hecho 4: El 2 de septiembre del año 2013, en horario indeterminado, se presentó en la casa de Natalia, violando de este modo la prohibición de acercamiento, dando puntapiés en la puerta de ingreso a la vivienda, manifestándole a gritos que quería hablar con ella.

Hecho 5: En iguales circunstancias de tiempo y lugar, se acercó a su hijo y a Natalia, cuando estaban en el jardín, desobedeciendo así la prohibición de acercamiento.

Hecho 6: En iguales circunstancias de tiempo y lugar, le dijo a Natalia “Te voy a matar, te voy a quemar la casa”, mientras le daba puntapié al auto de la víctima.

Caso Luisa

Hecho 7: El 8 de junio del año 2015, a las 15:30 horas, en circunstancia que se encontraba manteniendo una discusión con su entonces pareja Luisa, en su casa del Barrio 400 departamentos, la tomó de los pelos, zamarreándola y empujándola para luego rociarla con perfume en el cuerpo y en los ojos, mediante la utilización de un encendedor la prendió fuego en una de sus manos, debiendo la víctima realizar movimientos para apagar el fuego, colocando la mano debajo del agua. Sufriendo lesiones leves.

Hecho 8: En iguales circunstancias de modo, tiempo y lugar, le manifestó: “Te voy a prender fuego. Es fácil desaparecerte a vos porque estas peleada con toda tu familia, puedo hacer cavar un pozo, tirarte cemento y nadie va a saber nada de vos, te voy a drogar y llamar a todos mis amigos para que te c…”

Caso Marcela

Hecho 9: El 24 de junio del año 2015, a las 09:10 horas, interceptó a su ex pareja en intersección de calles López Lestón y Gotti, quien conducía su auto Ford Ka, e ingresó al mismo del lado del acompañante para esgrimirle un cuchillo y colocarlo sobre su abdomen exigiéndole que condujera. Intimidándola para quitarle la cartera, que contenía documentación personal, y la suma de $1.700. Ante esta situación Marcela descendió del auto y Trujillo aprovechó para llevarse el auto, el que luego abandonó en el estacionamiento del supermercado La Anónima de calle Mendoza.

Hecho 10: El 29 de junio del 2015,  la molestó a través de mensajes de texto, para ser atendido por la víctima pero no tuvo éxito. Luego a las 16:59 horas, la llamó, utilizando la modalidad de número privado y le manifestó: “que lindo va será verte llorar cuando pierdas lo que más queres”, dichos que la intimidaron.

Hecho 11: El 10 de julio del año 2015, a las 00:00 horas, le envió tres mensajes de texto, desobedeciendo de este modo la prohibición de acercamiento de todo tipo de comunicación ordenada por el Juez del Juzgado de Familia Nº 1.

Hecho 12: El 22 de julio del año 2015, se comunicó mediante mensaje de texto, violando así la prohibición de todo tipo de comunicación ordenada por el Juez de Familia.

Fallo

El viernes, los jueces se reunieron para dar a conocer el fallo, el que solo se les entregó a las partes ya que por inconvenientes Trujillo no pudo ser trasladado a la Cámara.

Se conoció que la Cámara fallo y lo condenó a la pena de 11 años de prisión en cumplimiento en efectivo por los delitos de: “Desobediencia –cinco hechos- en concurso real con amenazas –cuatro hechos- en concurso real con lesiones leves agravadas por violencia de género en concurso real con robo calificado por el uso de arma”.

En sus fundamentos la presidenta del Tribunal, señaló que toda la prueba valorada le permitió concluir que los hechos que le fueron imputados se encuentran probados, lo que permite su reconstrucción histórica, estableciendo el tiempo, lugar y modalidad de su ilícito y que es el autor penalmente responsable de los mismos, ya que no surgieron causales de inimputabilidad ni excusas absolutorias.

“Desobediencia”

Por otro lado en relación a la atipicidad que pretendió el defensor del acusado Santiago Lozada  respecto del delito de “Desobediencia”, indicó que el mencionado tipo penal requiere un mandato de indiscutible legitimidad directamente dirigido a alguien en particular y en un acto de menosprecio o alzamiento contra el mismo por parte del obligado cumplir.

Agregando que en los casos de desobediencia de las órdenes de restricción de contacto emanadas de los jueces de familia en el marco de la Ley de Violencia Familiar, no se trata de meros incumplimientos de mandatos dispuestos para regular aspectos de la vida privada dado a que la Violencia de Género es una problemática que reviste trascendencia social y así fue receptado por la Ley en cuanto establece que la misma es de orden público y de interés social.

En este contexto, explicó que las conductas que desobedecen la orden de un juez implica un menoscabo de la función judicial, en su compromiso institucional de minimizar y erradicar la Violencia de Género en todos los ámbitos, obviamente incluye los ámbitos familiares.

Manifestando que en el presente caso al igual en la mayoría de ellos han sido dictadas con el fin de hacer cesar conductas violentas, para evitar que las mismas se reiteren poniendo en peligro la vida, la salud o la integridad psicofísica de las víctimas.

En este marco, agregó que dichas órdenes de restricción dictadas por autoridad competente, en forma clara, concreta, destinada a una persona determinada, Cristian Trujillo, habiéndose notificado en todos los casos, por lo que  no existe duda que su incumplimiento configure el delito previsto en el Art. 239 del Código Penal.
(Pasa en Santa Cruz)

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios