La oposición en Santa Cruz apunta a preservar su caudal de votos de las PASO y así garantizarse las dos bancas por la mayoría en el Senado y renovar las dos bancas en Diputados que pone en juego.

Desde el Frente para la Victoria apuntan a los votos que fueron en su momento a Prades y Fadul para tratar de revertir el resultado. En tanto, el PO afirma que está “a 5 mil votos” de lograr un lugar.
En esta elección se renuevan las tres bancas para el Senado y tres de las cinco bancas en Diputados.
 Así, en la Cámara Alta, las senadoras María Esther Labado y Virginia García por el Frente para la Victoria dejarán sus bancas el 10 de diciembre, y en Diputados, quienes terminan mandato son Eduardo Costa y Susana Toledo por la UCR (Unión Para Vivir Mejor) y Mauricio Gómez Bull por el FPV. 
En los últimos días que quedan antes de la veda electoral de cara a las elecciones del domingo 22 de octubre, los candidatos de las seis fuerzas políticas que se medirán en las urnas ultiman sus esfuerzos de cara a conservar o aumentar su caudal de votos.
Así, mientras el sector que lidera Eduardo Costa cree que el triunfo el domingo es prácticamente un hecho, desde el Frente para la Victoria afirman que no está nada definido y que entre los votos que sacó la lista “pura” de Costa en las PASO y los que cosecharon ellos, son pocos los puntos que los separan, “menos que los votos que Carlos Prades sacó” en agosto, en la lista que buscó disputarle un lugar a Costa en las Primarias. Eso hablando del escenario electoral para la pelea de las tres bancas en la Cámara Alta. En Diputados, las diferencias fueron mayores y es menos probable poder revertir el resultado. 
De todas maneras, en los votos de Prades y Fadul que quedaron “sin candidatos”, es donde el oficialismo provincial se entusiasma con la idea de que podrán acortar “y por qué no superar” la diferencia con los candidatos de Cambiemos. 
En tanto desde el Partido Obrero también afirman que no están lejos de que en la Cámara Baja haya un escenario más dividido y en vez de ingresar dos diputados por quien saque más votos y uno el que quede segundo, pueda haber más paridad y las tres primeras fuerzas ubiquen un diputado nacional cada una, lógicamente creen que de lograrse esto, serán ellos la tercera fuerza. “Estamos a 5 mil votos de lograr un diputado”, se envalentona Omar Latini, candidato a esa categoría por el Frente de Izquierda (Partido Obrero), bastante más lejos quedó su compañero Miguel del Plá que aspira una banca en el Senado. 
Es difícil poder anticipar el comportamiento del electorado. En las elecciones del 2013, donde sólo se elegían diputados nacionales, también en las Primarias Costa tuvo competencia, en la figura de Facundo Prades que, al igual que su padre, cosechó un número de votos interesante.
En la general, prácticamente el 70% de esos votos fueron a Costa, mientras que el 30% restante fue, principalmente, a la lista que encabezaba, precisamente, Omar Latini del PO. Igualmente a la Izquierda no le alcanzó para un escenario más repartido y dos bancas quedaron en manos de UPVM y la tercera en el FPV, que igual que ahora, fue separado de la facción peronista que encabeza hoy Daniel Peralta para el Senado y Osvaldo Pérez en Diputados, en alianza con Proyecto Sur. 
Precisamente tanto en Senadores como en Diputados el tercer lugar en el caudal electoral, de acuerdo a las PASO, se disputa entre Proyecto Sur y el Frente de Izquierda (PO). Mucho más lejos, quedaron las ambiciones de 1Provincia, que impulsa a José Blassiotto y a Olga Reynoso, y la gente de Izquierda al Frente (MST) con Emilio Poliak y Gustavo Nauto. 
Opinion Austral.

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios