No esperará a lograr firmar un acuerdo con los gobernadores.

En el proyecto figura ya la propuesta hecha a los mandatarios sobre los impuestos a las Ganancias y a los Cheques. La aplicación de los cambios sería a lo largo de cinco años. Se augura un arduo debate antes de su sanción.
El Gobierno Nacional enviará hoy al Congreso su proyecto de reforma tributaria, luego de haber escuchado a “todos los sectores”, como anticipara el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne.
El ministro señaló el viernes que la iniciativa reflejará lo discutido con los gobernadores y los distintos sectores consultados en las últimas dos semanas.
La reforma tributaria se aplicará en forma gradual, con una rebaja de los impuestos “en un período de cinco años”, lo que a juicio del Gobierno dará “mucha certidumbre”.
Los cambios impositivos tendrán un impacto del 1,5% del Producto Bruto Interno (PBI) en cinco años, con un impacto neutro en términos de recursos, porque bajará el nivel de evasión impositiva y esto permitirá que la economía crezca más rápido, aseguran desde el Palacio de Hacienda.
Los objetivos generales de la reforma, según indicaron, son promover la inversión, la competitividad y el empleo de calidad; avanzar hacia un sistema tributario más equitativo, eficiente y moderno; reducir drásticamente la evasión impositiva, y cumplir con las metas fiscales.

Sin espera
En la reciente reunión del presidente Mauricio Macri con los gobernadores, se les propuso a estos que en la letra del proyecto se establezca coparticipar a las provincias la totalidad de lo que se recaude por el Impuesto a las Ganancias, con lo que aumentará el dinero que recibe Buenos Aires para compensar su pedido de actualizar el Fondo del Conurbano.
Les aseguraron que todos los distritos percibirán la misma cantidad de recursos que en la actualidad, pero ahora Buenos Aires podría sumar una cifra extra de $ 20.000 millones.
Para poder hacerlo y como por la iniciativa habría una pérdida del 20% para la Anses, por el recorte en Ganancias, la misma sería compensada con la asignación del 100% de la recaudación proveniente del gravamen a los Créditos y Débitos Bancarios, conocido como Impuesto al Cheque, que en la actualidad se destina en una proporción de 70% para solventar al organismo previsional y el resto se coparticipa, algo que se dejaría de hacer.
Pero esa propuesta no dejó conformes a todos. De hecho, el vicegobernador de Santa Cruz, Pablo González, indicó que había que estudiar bien esa suerte de “canje” de impuestos y si, efectivamente, el impacto será “neutro” para las provincias.
El otro punto que aún dista mucho de haberse acordado es la solicitud a las provincias de reducir los impuestos de Ingresos Brutos, Sellos y eliminar las aduanas interiores. Algo que en algunas jurisdicciones, como la nuestra, se torna bastante inviable, si se dimensiona la fuerte incidencia que dichos gravámenes tienen en los presupuestos provincial y municipal. 
Todos estos cambios forman parte del documento para “el consenso fiscal” que les fue entregado a los mandatarios la semana pasada y cuya respuesta se esperaba para este jueves, aunque antes se establecerían reuniones bilaterales entre la Nación y las provincias.
Sin embargo, el Gobierno decidió no esperar al encuentro del jueves y avanzar con el giro del proyecto de reforma tributaria al Congreso Nacional.

Algunos cambios
En líneas generales, los principales cambios se harán en los aportes y contribuciones de la seguridad social y el IVA y los impuestos a las ganancias corporativas y personales, sobre los créditos y débitos bancarios, los que gravan los combustibles y la transferencia de inmuebles.
Entre el conjunto de modificaciones pensadas para fomentar la inversión y el empleo, se destacan la reducción en el impuesto a las ganancias corporativas no distribuidas (del 35% al 25% al 2021), la devolución anticipada de saldos a favor de IVA por inversiones, la instrumentación del mínimo no imponible para contribuciones patronales (de $ 12.000 para 2022) y el incremento del pago a cuenta de ganancias generado por el impuesto sobre los créditos y débitos bancarios.
Ya hay sectores que han expresado sus reparos sobre la iniciativa y se espera que exista un fuerte debate en forma previa a que el proyecto termine en el recinto, para su aprobación o no.

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios