El padre del presidente Mauricio Macri administró un autopréstamo millonario a través de una sociedad radicada en Londres.


Las empresas de la familia Macri recurrieron a una sociedad radicada en Londres para administrar un autopréstamo por más de 49 millones de dólares. El vehículo utilizado para canalizar los fondos alrededor de la red global de servicios financieros se llama Framac (acrónimo de Francisco Macri) International LLP.

El entramado offshore comienza en el Reino Unido pero, a lo largo de una década, atraviesa otras cinco populares guaridas financieras y fiscales: Austria, Uruguay, Suiza, Dubai y Hong Kong. Documentación oficial de la compañía británica a la que tuvo acceso el diario Página12 indica que el multimillonario crédito fue otorgado por Sideco Americana en 2008 pero, según muestra el balance presentado el año pasado, los fondos seguían circulando.

Desde la compañía donde se concentraron los distintos negocios del Grupo Macri reconocen la existencia de la offshore británica. Sideco Americana informa en el balance ser su dueña durante un año y le adjudica como objeto la realización de inversiones en China. Sin embargo, no existen  indicios sobre los 49.162.277 dólares prestados libres de intereses y sin plazos de devolución. 
Aunque fuentes cercanas a la empresa aseguraron a este diario que “todas las operaciones de la compañía están registradas”, los balances de Sideco Americana no dan cuenta de esa transacción. Allegados a la firma controlada por la familia presidencial remarcaron que, al momento de realizarse el préstamo, “Franco Macri era quien hacía y deshacía”.

Los archivos del Companies House, el registro de sociedades británico, analizados por el diario dejan al desnudo esa última afirmación. A partir de 2012, el ahora retirado padre del presidente Mauricio Macri comenzó a figurar como el beneficiario final de Framac International LLP. O sea, él era el verdadero dueño de la empresa. La información indica que Franco controla, por lo menos, un 75 por ciento de la compañía. 

El Reino Unido es el enclave offshore más grande del mundo. Una desarrollada industria de servicios financieros, el laxo marco regulatorio y la opacas estructuras societarias disponibles ofrecen eficientes mecanismos para las maniobras de evasión, fuga, ocultamiento y lavado.

Sobre esa plataforma londinense se monta la red de territorios británicos de ultramar y dependencias de la corona alrededor del planeta como Islas Caimán, Jersey, Bermuda, Islas Vírgenes Británicas, Guersney, Anguila y Gibraltar que garantizan el secreto financiero y los beneficios fiscales. Los expertos de la organización Tax Justice Network estiman que la telaraña británica representa el 22,7 por ciento de todas la operatoria offshore del mundo. 

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios