Así lo expresó el Comisario Jorge Matus, encargado de la alcaidía de Pico Truncado, luego que en la tarde del lunes se desatase un intento de motín en uno de los pabellones.

 El Jefe además negó haber estado en situación de rehén, como así también descartó que fuera un intento de fuga. 
En la tarde del lunes, durante el cambio de guardia, en la alcaidía de Pico Truncado se vivieron momentos de tensión cuando los internos de un pabellón comenzaron a reclamar, además de sacar los colchones e intentar quemarlos.

Ante esta situación se puso en conocimiento al Juzgado de Instrucción de esa localidad y se procedió al ingreso al pabellón para tratar de contener a los 12 internos que reclamaban.

El Comisario Jorge Matus, responsable de la unidad penitenciaria de Pico Truncado, donde hay albergados alrededor de 68 detenidos, por diferentes delitos del orden provincial, explicó que el lunes por la tarde con el cambio de guardia hubo inconvenientes en un pabellón donde están alojados 12 internos y que por diferentes problemas empezaron a reclamar y tomaron medidas que infringen la reglamentación interna y que también afecta la Ley Nº24.660 del comportamiento y la conducta de los internos.

Estos sacaron colchones e intentaron quemarlos, quisieron agredir al personal, por él debió intervenir como responsable del lugar de detención y tratar de calmar la situación, pero había internos que seguían con intenciones de provocar mayores inconvenientes, lo que agravó la situación, por lo que se puso en conocimiento al Juzgado de Instrucción de Pico Truncado.

Por otra parte Matus explicó que con el fin de establecer el orden en el sector, se procedió al ingreso y a retirar a los internos que estaban generando desmanes, haciendo destrozos y realizando algunas herramientas para atacar al personal.

A la vez que contó que se redujo a la totalidad del pabellón y en el lugar se se hizo presente el Coordinador de zona norte de los detenidos y con conocimiento la Dirección. Desde allí se dispusieron los movimientos internos de los detenidos y los diferentes trasladados de esa unidad carcelaria a otras unidades con las sanciones que van a llevar los internos y así poder normalizar el sector y a toda la población carcelaria.

Por otra parte, el jefe de la Alcaidía explicó que hubo por parte de un detenido intención de fuga o evasión, simplemente fueron actos de inconductas internas que llevaron a diferentes agresiones al personal y que se tuvo que ingresar para poder redistribuirlos.

 

Negó ser tomado como rehén

Más adelante se le consultó por si había sido tomado de rehén y Matus manifestó que estuvo en el pabellón tratando dialogar con los internos, “en un ambiente hostil donde las emociones ganan a la razón, fue una situación difícil pero se pudo evitar y una vez que ya pudimos recuperar el orden y que se puso en conocimiento al Juzgado se hizo todo lo que se tiene que hacer en estos casos”, explicó y agregó: “Donde existe una población y donde hay un incidente que pone en riesgo la vida propia y del personal, quienes tienen que salir por una cuestión de seguridad”.

Por último destacó que todos se encuentran bien, pero hubo forcejeo y se uso la fuerza necesaria para lograr reducirlo.

Cabe señalar que el personal y los internos fueron revisados por el médico de la guardia del nosocomio, para certificar cualquier lesión, que en estos casos puede generarse, concluyó.

COMENTARIOS

No han dejado comentarios

Escriba su comentario

Nombre (*)
Email (*) (no será publicado)
Mensaje (*)



Código de Validación
(*) Datos obligatorios