La distorsión del costo de vivir en Argentina donde un kilo de bizcochos de grasa equivale a 12,5 litros de nafta.

Cuando la campaña del miedo desplegada por el kirchnerismo, para desalentar el voto en contra de Sergio Massa en el balotaje, te dice que la nafta va a estar a 800 pesos si votan a Milei, en realidad están diciendo una verdad que se la cargan a su contrincante político, pero es lo que va a pasar cuando sea Milei el que venga o Massa el que continúe y deban sincerar los precios, lo cual generará una disparada escalonada pero exorbitante de los combustibles y por arrastre, de todos los insumos que pretendamos comprar a lo largo y ancho del país, por los altos costo a los que treparán las tarifas del transporte, entre otras variables que inciden sobre los precios.

El kirchnerismo ya lo hizo, cuando previo a las elecciones del 2015 Cristina mantenía “pisados” los combustibles y cuando asumió Macri estuvo obligado a absorber el aumento de la energía que se encontraba subsidiada en su máxima expresión para simular un estado de bienestar que en realidad no era más que una olla a presión, la cual, una vez liberada generó una devastación en el bolsillo de la gente, como va a suceder ganen o pierdan los que están o se renueve el gobierno.

No es lógico

Actualmente y merced a los buenos oficios de este gobierno que pugna por obtener la reelección dentro de una semana, el kilo de bizcochos de grasa para el mate está en el mismo precio que la docena de facturas, $ 3400 lo cual es equivalente a 12,5 litros de NAFTA (270 $ el litro) , o 8,5 litros de gasoil infinia ($ 407 el litro).

El kilo de asado cuesta $ 5.500 y equivale a 20 ,5 litros de NAFTA (271 $ el litro) aproximadamente o 13,5 litros de gasoil infinia ($ 407 el litro). En cualquier país latinoamericano, excepto Cuba, Venezuela o Nicaragua, el combustible oscila entre 1,20 y 1,5 dólares. En Argentina, el dólar retrasado artificialmente es irreal y cualquiera de los dos candidatos, saben que después del balotaje habrá una fortísima devaluación y (en teoría) un achicamiento de la brecha cambiaria (diferencia en el dólar oficial y el Blue)

Dicho esto, el precio del combustible, inexorablemente será aumentado afectando directamente el bolsillo de todos los argentinos, pero impactando negativamente en la de aquellos que menos tienen, tras licuársele los pocos pesos que logren juntar para sustentarse y pulverizando, especialmente, los bajo salarios.

Esto es así porque el 90% de la canasta alimentaria depende del combustible y ni hablar de la total dependencia que de él tiene el campo y la actividad agrícola-ganadera en todo el país.

Por lo tanto, gane quien gane no hay que esperar magia ni ir a votar esperanzado que el día después empiezan a perfilarse las soluciones a los males argentinos; por el contrario, va a acelerarse la caída.

Los que te piden el voto, no hicieron nada en 30 años

De los últimos 40 años de Democracia en Argentina, desde el año 1983 a la fecha, la oposición gobernó 12 años lo cual representa el 30 % de los 40 años, teniendo en cuenta que Alfonsín estuvo 5 años en el poder y De La Rúa 2 y medio y ninguno de ellos terminó el mandato. Mauricio Macri lo hizo 4 años hasta el final del periodo constitucional y el punto en común que tuvieron estas administraciones en manos de la UCR y el PRO, es que fueron jaqueados salvajemente por el peronismo primero y el peronismo-kirchnerismo después con paros generales, marchas diarias, cortes de rutas, cortes de acceso a CABA, movilizaciones y reclamos permanentes.

Es decir, que de esos 40 años, el 70% (28 años) fueron gobernados por representantes del peronismo/kirchnerismo (10 años de Menem, un año y medio de Duhalde, 4 años de Kirchner, 8 años de Cristina Fernández y 4 años de Alberto Fernández).

Al cabo de todo este tiempo, llegamos a 40 años de democracia con una inflación galopante, por encima del 150% y hasta podría llegar al 200% en diciembre, el país enormemente rico, virtualmente fundido, sin matriz productiva, sin moneda, 50% de pobreza, la indigencia en un 7%, jubilaciones que no suman más de 120 dólares, endeudados por las próximas 5 o 6 generaciones, exiliados del mundo libre, avanzado y capitalista y teniendo como únicos “aliados” a países terroristas, dictaduras como Irán, China, Rusia Venezuela, Cuba, Bolivia y Nicaragua, algunos de los cuales nos prestan plata con acuerdos confidenciales de dudosa legitimidad que incluye cesión de tierras, permisos veinteañales de terrenos soberanos, instalación de bases militares y radares de dudosa especificación científica. Curiosa (y vergonzosamente) hoy el actual gobierno le sigue echando la culpa a Macri de la situación nacional, gobierno que ciertamente fue un desastre y en el cual el entonces presidente no cumplió nada de lo que dijo, pero que a la par del actual “era Churchil”. Solo basta recordar a los artistas K lamentarse por el dólar a 38 pesos y hoy callan con un dólar a 1.000 y subiendo.

Hemos llegado a este estado de cosas pero no escuché ni escucho a ningún dirigente del Peronismo nacional, provincial o local realizar una autocrítica y hacerse responsable del desastre al que nos han empujado, especialmente en Santa Cruz, donde por 40 años no hubo alternancia política y hoy en sintonía con la Nación, estamos sin Educación, sin Salud, sin Seguridad y con la economía en un estado deplorable, donde la mejor variable laboral es el empleo público, única “industria” sin chimenea que concentra el 80% de movimiento económico provincial, siendo Santa Cruz dependiente con exclusividad, de la coparticipación, los ATN y los fondos que les envía el gobierno nacional.

Hemos llegado a estos 40 años de un gobierno provincial unipartidario que ha dejado a los municipios como dependientes políticos del poder central, los estamentos públicos y las empresas del Estado como cajas políticas, una masa de votos cautivos que como a nivel nacional cuenta con la colaboración de sindicalistas los cuales, sin tener ninguna preparación cultural, profesional o técnica, viven como ricos, rodeados de adulones y alcahuetes, mintiéndole a las bases y acomodando a sus familiares y amigos, al amparo de un cargo públicos, para darle continuidad a la beca que pagamos todos los argentinos y los santacruceños, con el esfuerzo diario de nuestras familias con incesantes necesidades, las que no podemos cubrir porque la plata se la lleva la corrupción y los oportunistas que a falta de vocación y capacidad para obtener un trabajo digno, viven de la política. (Agencia OPI Santa Cruz)