Santa Cruz: hay jubilados que se quedan sin cobertura médica por el recorte en el vademécum.

Durante las últimas horas, diferentes jubilados y pacientes oncológicos indicaron a Nuevo Día que se quedaron sin cobertura de medicamentos por el recorte que aplicó el presidente de la obra social, Pérez Soruco. Se generó un problema grave en la salud que debe ser revisado por el gobierno.
El presidente de la Caja de Servicios Sociales, Javier Pérez Soruco, parece haber pasado todos los límites en su cargo de la obra social de la provincia al recortar a la mitad del vademécum médico, dejando sin cobertura médica a jubilados y pacientes oncológicos.
Más allá del discurso oficial y la defensa que Soruco pueda hacer de la decisión de recortar de 12 mil a sólo 6 mil el vademécum médico, el testimonio de los afiliados basta para darse cuenta del grave error que se está cometiendo.

Con la salud no se jode y tampoco se puede jugar o acomodar para que cierren los número de una obra social que no mostró ningún tipo de mejora durante los últimos meses y que tiene a un presidente cerrado en una estrategia que nadie entiende.
Soruco, quien además decidió enfrentarse con los vocales que representan a trabajadores y pasivos, se equivocó feo esta vez y alguien debe hacérselo saber. No es posible tampoco que nadie en el gobierno de Santa Cruz observe lo que se está haciendo con la obra social de la provincia y con la cobertura, que ya era mala, para los afiliados.
Durante las últimas horas, diferentes jubilados y pacientes oncológicos, entre otros, se comunicaron con Nuevo Día para manifestar que, con este cambio, la obra social de la provincia ya no les cubre ningún medicamento.
Ahora, como si los problemas ya no fueran pocos, el presidente decide recortar a la mitad los medicamentos y hay vecinos vulnerables que hoy no tienen cobertura. Trabajadores que lo dejaron todo durante toda su vida para que hoy la obra social los abandone. Así no, Soruco. (El Diario Nuevo Día)